miércoles, agosto 10, 2005

EL HISTORIADOR TRATA DE EXPLICAR El diario La Tercera, en su edición del domingo 7 de agosto recién pasado, entrevista a Alfredo Jocelyn-Holt, subrayando que es “doctor en Historia y académico de la Universidad de Chile”. La entrevista gira principalmente en torno a lo que llama “su altercado con Michelle Bachelet”. Como ya escribí sobre esto debo hacer unos comentarios. Los intercalaré entre paréntesis y en negrita dentro de la entrevista misma, la que reproduciré en su integridad: ¿Cuál es su evaluación de lo ocurrido en el seminario de ChileMedios, donde se enfrentó con Bachelet? Lo he visto como un espectador. (El lector juzgará, a lo largo de la entrevista si realmente estamos ante un espectador o ante un militante político.) El revuelo que se produjo es algo que no busqué. No fue un debate, hice simplemente una pregunta. (¿Es pregunta una interpelación compuesta básicamente de afirmaciones categóricas: Usted es producto mediático, es populista, es carta tapada, etc.?) Tampoco me propuse complicar a la señora Bachelet, sino que legítimamente me interesaba su respuesta. Su reacción me pareció rabiosa y descalificatoria. (¿No le parece al lector que calificar de “rabiosa” la reacción de Michelle Bachelet es una forma de descalificarla?) ¿Le molestó que le dijera "opinólogo"? No, porque no corresponde. Los opinólogos son personas que no tienen fundamentos. Decir que alguien es opinólogo es una forma barata de desviar la atención. Ella no respondió la pregunta que en lo medular apunta a una desconfianza por sus vínculos con los militares. (¿Esto es “lo medular” que se le pregunta a la hija de un general que murió víctima de malos tratos de sus camaradas de armas, que fue también torturada por otros militares, los que capitaneaba Contreras; pero que, después, mostrándose plenamente capaz de sobreponerse y llegar incluso a ser la primera mujer en la historia de América Latina que ocupa el cargo de Ministra de Defensa, termina apreciada por una mayoría del país que la va a llevar, seguramente, a la Presidencia de Chile, convirtiéndose de nuevo en la primera mujer que alcanza este puesto en nuestro país? Suena a ingenua esta explicación que da el historiador.) Me interesa saber quién es la señora Bachelet, de dónde viene. (Tanta ignorancia en un historiador y académico de prestigio es patética, pero después se desmiente esto...) Su caso me interesa por este conjunto de vínculos con la familia militar, con grupos paramilitares y también por el contexto, ya que estamos en un régimen cívico-militar y, por tanto, pienso que los militares no están dispuestos a dejar así no más su cuota de poder. Pero sus dichos sobre Bachelet son contradictorios: advierte de sus vínculos con grupos paramilitares, pero agrega que es la candidata de la fuerza militar. Yo hablo de vínculos con sectores paramilitares, no me referí ni al FPMR ni a su pareja. Como historiador no me interesan sus relaciones afectivas. (Aquí cualquiera puede, legítimamente, comenzar a dudar de su condición de historiador. Puede que unas relaciones afectivas no tengan influencia en ciertas conductas, pero eso no es siempre así. La historia está llena de situaciones donde dichas relaciones afectan el manejo del poder. Una vez más esto huele a un intento de explicación tardía y queda mal parado el “historiador”.) La pregunta es más profunda, apunta a si auspició o no la vía armada. (¡¡Vaya qué profundidad!!) También le planteé que en su historia se da el hecho de que pertenece a la "familia militar", a la vez que milita en el PS. Desde el más allá, Marmaduque Grove, fundador de la Fach y del PS, debe sentirse plenamente realizado. Además, curiosamente, Bachelet se perfeccionó en Estados Unidos en materias militares. (A esta altura uno se admira del conocimiento que tiene este “historiador” de la vida de Michelle Bachelet, de “su historia”, como él mismo dice. Entonces, si sabe tanto sobre ella, ¿para qué pregunta? ¿No será para lucirse? Él va a contestar luego que no es para eso, pero son sus afirmaciones las que plantean el asunto.) ¿Siente que ella no se ha hecho cargo de la pregunta sobre la vía armada? Ni en esa ocasión ni en otras. Se le ha hecho esta pregunta y no ha respondido. Eso es grave, más aún tratándose de una persona con trayectoria política muy reciente. Como historiador, ¿cree que Bachelet legitimó la vía armada? Me parece que hay suficientes presunciones para hacer válida la pregunta. Estudié Derecho y a veces un cúmulo de presunciones tiene valor probatorio. Es una pregunta que ella tiene que contestar. ¿Por qué si Bachelet fue torturada, insiste en que es la carta de los militares? Lo de la carta tapada es como haberle preguntado a Eduardo Frei Montalva en 1964 si era o no el candidato tapado del Vaticano. (Conocí y trabajé con don Eduardo Frei Montalva y estoy seguro que se habría indignado mucho más que Michelle Bachelet con esa pregunta, porque él era muy celoso de su independencia. Acusarlos de ser “carta tapada” de alguien es hasta ofensivo, pues supone en los aludidos una dependencia en sus decisiones, del Vaticano en un caso y de los militares en el otro. Frei, a pesar de ser católico, siempre decidió por sí mismo, tomando en cuenta múltiples pareceres y no solamente el del Vaticano. Con Michelle Bachelet va a suceder lo mismo. Ya dio pruebas de ello como Ministra de Defensa.) Me parece que es una pregunta razonable. (¡¿?!) Si hubiera hecho estas aseveraciones en una columna no se habría producido ningún revuelo. ¿El problema es porque la emplazó cara a cara? Exactamente. No se acostumbra a hacer estas preguntas directas que son muy atingentes al caso de la señora Bachelet, debido a que ella no tiene programa político. Ahí surge la duda de si es meramente un producto mediático. Ella responde rabiosamente y le tirita la pera. Y es grave, porque demuestra que no está fogueada, que como política no tiene la frialdad suficiente. Me hago la pregunta de cuántas veces más como Presidenta se va a descolocar. (Aunque se emocionara, lo que es muy bueno, no parece que Michelle Bachelet se haya "descolocado". Le respondió como se merecía solamente.) Si a la señora Thatcher se le hubiera hecho una pregunta así habría contestado con más habilidad e inteligencia. (No es bueno el ejemplo de Thatcher, que parecía actuar como hombre. La gracia es actuar en política como lo que cada uno es.) ¿No cree que sus dichos terminaron por fortalecer la imagen de Bachelet? No, creo que hubo una operación de blindaje posterior atacándome, porque lo que está en evidencia es que es impresentable que una recién llegada al poder no se haga cargo de preguntas que son legítimas en cualquier lugar del mundo. Su hermano Tomás lo acusó de lucimiento personal. ¿Qué responde? Paso... (Como el hermano lo conoce mejor que nadie y su opinión tiene entonces mucho peso, el “historiador” ¡¡pasa!! ¡Ahora paso yo...!) Independiente del autor de los dichos, ¿qué responde a quienes dicen que actuó por lucimiento personal? Yo no me gasto las pestañas, ni dedico el tiempo que le dedico a la reflexión para lucirme. Escribo libros. Lo que me interesa es persuadir, crear conciencia. No me anima ningún espíritu ofensivo. Me interesa mirarlos y -desde el punto de vista político- limitar el poder, fiscalizar. (O sea, sus intenciones son política y no de "historiador", como pretende a cada rato.) ¿Se asume como una persona conflictiva, considerando sus polémicas salidas de la Universidad de Santiago y Diego Portales? Ser extremadamente crítico produce un rechazo muy fuerte en un país y también en los medios académicos en que se favorece una actitud de subordinación. (Interesante confesión: se reconoce “extremadamente crítico”... O sea, sin decirlo, está asintiendo a la pregunta hecha, de que es una persona conflictiva.) En otro plano, ha puesto en duda la seriedad de Lavín, pese a que ha dicho que debería ser el mejor candidato. ¿Cuál es su evaluación sobre su caída? Sospecho que el señor Lavín tiene a su favor la capacidad de movilización de su partido, pero se le ha restado apoyo por parte del empresariado que está con los gobiernos de la Concertación. Me parece que el señor Lavín no tiene el mismo apoyo de carácter mediático que tuvo en su momento, comparado con la señora Bachelet. (Interesante reconocimiento de un militante o, a lo menos, simpatizante de la UDI: Lavín tiene el apoyo de su partido, pero perdió al empresariado. Pese a ello es una exageración decir que tiene menos apoyo mediático que Michelle Bachelet en un país dominado por medios de derecha.) ¿Cuál ha sido el error de Lavín? Ha tenido un desgaste fuerte. Debería ser el candidato más serio, pero hay una especie de absolutismo marquetero, que en su momento aprovechó, que ahora lo tiene Bachelet. Si Bachelet no gana, no me cabe duda de que en cuatro años se va a vestir de aimara. (Aparte de la feroz crítica a Lavín, anticipar la misma conducta en Michelle Bachelet es bastante poco delicado, para decirlo suavemente. Ella no lo va a hacer precisamente porque no es populista y es muy auténtica. Su credibilidad descansa en eso.) ¿Cuánto cree que influyó en su caída electoral la irrupción de Piñera? No soy analista de coyuntura. (¡Otra vez una inconsistencia! Ha venido haciendo análisis de coyuntura a lo largo de toda la entrevista y ahora dice que no hace eso.) Pero ha cuestionado, por ejemplo, las motivaciones que tuvo Piñera para comprar ChileVisión. ¿Qué opinión tiene de él? Al señor Piñera le pregunté en un seminario de ChileMedios si su concentración de poder económico y televisivo respondía a que quería ser amado o temido. Quería ver su reacción, al igual que con la señora Bachelet. (Va apareciendo la verdad: “quería ver su reacción”...) ¿Y le cree a Piñera? No les creo a los políticos por principio. (Esta afirmación debe recordarles a muchos lo que decían esos consumados y hábiles políticos que fueron Jorge Alessandri y Augusto Pinochet, entre otros. Esta es otra falta de seriedad en un académico que se autodenomina “historiador”. Lo menos que uno espera de uno verdadero es que sepa distinguir entre buenos y malos políticos, políticos corruptos y honrados, serios y poco serios, porque la realidad verdadera muestra una pluralidad de situaciones. Él, en cambio, “por principio” no le cree a los políticos. “Historiador” más prejuiciado no he visto.) Me interesa quién está detrás de la señora Bachelet, quién está detrás de los señores Lavín y Piñera. Pero de todos los candidatos me parece que tengo más claridad respecto a quién está detrás de Lavín. (Sigue apareciendo la verdad: Lavín es su candidato, aunque lo critique, y trata de trabajar para él. Esa es la simple verdad. Y eso explica la frase siguiente de este extraño “historiador”.) Los otros dos me parecen simplemente populistas. ¿Lavín no le parece populista? Lavín fue más populista en la anterior elección, pero tiene a su haber un partido muy serio. (¿¡Muy seria la UDI!? Dan ganas de llorar o reir... Basta, para ello, recordar el caso Spiniak y el manejo de Longueira de toda esa situación, más aún si se la compara con el manejo de Adolfo Zaldívar en la DC ante realidades semejantes.) Pero si la UDI es tan seria, ¿por qué no ha sido capaz de ser gobierno? A veces con lógicas más parlamentaristas que presidencialistas es preferible ser una oposición muy fuerte sin tener que llegar a La Moneda, y así entiendo las opciones políticas de Pablo Longueira, quien me parece una persona muy habilosa políticamente. Creo que Longueira ha terminado por avalar al señor Lagos en dos ocasiones MOP-Gate y MOP-Gescam para amarrarlo e impedir que vuelva a La Moneda y me parece una movida inteligente. (Parece que aquí asoma su figura preferida de la UDI: Longueira.) ¿Ve a Longueira como Presidente? Quién lo sabe (Da la impresión que le gustaría...), quién se hubiera imaginado que la señora Bachelet se iba a imponer sobre un político hábil como Insulza. ¿Cuánto agudizó la partida de Insulza a la OEA el síndrome del pato cojo? Ahora se nota eso, principalmente porque el señor Lagos está sumido en una acusación gravísima que deja en evidencia que éste ha sido probablemente el gobierno más corrupto de la historia reciente y esa corrupción tiene relación con lo rico que está el Estado y con el poder enorme que tienen lobbistas que conciben la política y los políticos como sus clientes. (Ahora dispara contra el gobierno de Lagos con afirmaciones que la inmensa mayoría del país rechaza. A la luz de lo que se va sabiendo día a día sobre Pinochet y su familia, ya sabemos los chilenos dónde estuvo la corrupción. Compárese solamente la forma cómo viven y han vivido los ex Presidentes de Chile, para saberlo.) ¿Cree que estos casos van a afectar la evaluación histórica de Lagos? Absolutamente. Necesitamos un relevo, no sólo de inescrupulosos asociados a este tipo de casos, sino de intermediarios que vinculan el mundo empresarial con el Estado. Un gobierno de derecha el día de mañana hace bastante menos necesarios estos lobbistas. (Por fin queda todo claro. Lo que quiere este historiador es un gobierno de derecha. Es desde esta perspectiva que ha actuado desde el comienzo.) ¿Qué futuro le ve a la Concertación? Me interesa que haya un régimen parlamentario más que presidencial, por lo tanto, eso supone alianzas políticas, pero mucho más cambiantes que las de la Concertación. Por ejemplo, veamos la posibilidad de la DC vinculándose con RN o la UDI, no sólo en función de gobiernos, sino también de políticas públicas. (Es evidente que quiere a la Concertación destruida. Para ello plantea la solución: un régimen parlamentario en reemplazo del presidencial que tenemos y a una DC aliándose con la derecha. ¿Hay duda de ello? Vuelva el lector a repasar la respuesta. Basta.) Creo que esta entrevista pone de relieve cosas que habían quedado en la penumbra. Espero haber contribuido a subrayar esos aspectos y que ahora exista más claridad respecto a los verdaderos motivos de este “historiador”.

1 Comments:

At 8:30 p. m., Blogger Violeta Güiraldes said...

Otto:
Me parece que tus comentarios son muy interesantes y deben conocerlos en el comando de Michelle. Se los comentaré a Gaby Meza que está en el grupo de mujeres por Bachellet

Violeta Güiraldes

 

Publicar un comentario

<< Home