sábado, agosto 20, 2005

BERNARDO LEIGHTON GUZMAN
El lunes próximo (22 de agosto) en Santiago, a las 18,30 horas, en el segundo piso de la Biblioteca Nacional, se recordará la figura de Bernardo Leighton Guzmán. Tuve el privilegio único de conocerlo bien y escribir un libro sobre su vida ("Hermano Bernardo") y puedo dar testimonio de que, más allá de ser un hombre ejemplar, también fue un político ejemplar. Recordarlo es siempre un acto de admirarse de esta circunstancia, sobre todo en una época propicia al desprestigio de los políticos y de la política. En efecto, hay que tener sumo cuidado cuando se juzga a los políticos y a la política en general. La tendencia predominante es a pensar mal de ambos, sin reparar la injusticia y el error cometidos. Leighton constituye un desmentido vivo de esta tendencia. Experimentó el llamado a la política cuando era estudiante universitario y desde ese momento se sintió político y actuó como tal hasta su muerte. Quienes lo conocimos tuvimos la experiencia de la atmósfera que él creaba para dialogar y para buscar acuerdos. Era un gran articulador de los mismos.
Tendría mucho para escribir sobre él -que tuve que dejar en el tintero cuando publiqué "Hermano Bernardo", por razones de tiempo y de espacio-, pero en este momento conformémonos con llamar la atención del homenaje que se le va a rendir. Ya volveremos sobre él en otro momento.

1 Comments:

At 3:11 p. m., Blogger Otto Boye said...

Agrego algo aquí, que me nace del alma. Anoche llamé al senador José Antonio Viera-Gallo para expresarle mi solidaridad ante la injusticia sufrida de haber sido excluído como candidato a parlamentario de su partido, el socialista. Lo hice, porque veo en él a ese tipo de políticos que elevan la función parlamentaria y el oficio de político. Su respuesta tranquila y sin rencores me confirmó en lo que pienso: que él también pertenece a la estirpe de políticos que, en su tiempo, encarnó Bernardo Leighton. Hay un hecho curioso. En Roma, durante el exilio de ambos, estrecharon vínculos personales muy fuertes. Inclusive, juntos editaron una revista de debate, CHILE-AMERICA, que ya forma parte de las mejores producciones del exilio chileno. Lo sucedido ahora con Viera-Gallo no le afectará. Su prestigio y calidad humana lo habilitan para seguir sirviendo a su país desde otros sitios. Estoy seguro que eso sucederá.

 

Publicar un comentario

<< Home