viernes, noviembre 11, 2005

HA NACIDO UN NUEVO VERBO: FUJIMORIZAR...

Estuve 48 en Lima, encerrado en un hotel, participando en un seminario al que se me invitó. No puedo contar nada respecto al ánimo de la gente en la calle, pues no tuve tiempo para caminar y conversar con algunos habitantes de esta gran ciudad. Pese a ello, los canales de TV y algunos diarios revisados me llevaron a este "descubrimiento": tenemos en el lenguaje político del Perú un nuevo verbo, que también se puede utilizar en Chile en este momento: ¡¡fujimorizar!! Se lo escuché primero a un panelista en una discusión televisada, pero más tarde lo vi utilizado en un par de artículos de opinión y después en otras discusiones, incluso en una de viva voz entre peruanos que estaban en el seminario. Las frases captadas eran más o menos de este tenor: "estamos fujimorizando excesivamente el debate nacional"; o bien, "la relación con Chile, que estaba alcanzando mucha tensión, repentinamente se fujimorizó", indicando la mayoría, en este caso, que esto había significado la desaparición, aunque fuese temporal, del tema del límite marítimo que originó la tensión. En general, la imagen de Chile mejoró abruptamente de un día para otro al conocerse la noticia de la detención de Fujimori en Santiago. Un alto funcionario peruano comentó: "no es poca cosa que Fujimori esté privado de libertad por primera vez desde que abandonó el poder". Y alabó a las altas autoridades políticas chilenas y al Presidente Lagos por reaccionar con rapidez. También escuché abundantes testimonios de confianza en la justicia chilena y al apego de Chile a los tratados internacionales, lo que es positivo subrayar ahora, en tiempos delicados para los dos países.
Fujimori es para Perú lo que Pinochet es para Chile. Aunque el paralelo no sea milimétricamente exacto, Fujimori también dio un golpe de Estado, gobernó autoritariamente en su país y lo alcanzó la voracidad por fondos públicos. En efecto, durante su período se violaron masivamente derechos humanos y la corrupción de políticos, practicada desde el gobierno por Montesinos, con indudable conocimiento de Fujimori, lo alcanzó a él mismo y lo llevó a abandonar el poder, utilizando el ardid de su nacionalidad paralela, a saber, la japonesa, que le permitió refugiarse en Japón en un acto de verdadera fuga. Ahora, su primera detención se da fuera de su país, como le sucedió a Pinochet en Londres.
Pero dejemos hasta aquí estas consideraciones, ¡para no fujimorizarnos también! Después de todo, aquí también tenemos otros problemas, como el comienzo formal de la campaña presidencial.
En cualquier caso, ¡la palabrita, fujimorizar, sirve!

2 Comments:

At 11:05 p. m., Blogger Adolfo Braüchi Mesina said...

Con todo lo raro de la llegada de Fujimori a Chile, no podemos sino alegrarnos que con este hecho sucedieron dos cosas a saber:
1.- Se aleja un poco la tensión creada por Perú respecto a límites marítimos entre nuestros dos países.
2.- Hemos dejado en un segundo lugar todo el tema eleccionario.

Respecto a que se encuentre detenido, no puedo sino alegrarme que nuestro país de clara muestras al resto de la comunidad internacional que respetamos los Tratados Internacionales, donde los crimenes de lesa humanidad deben ser sancionados.
Es de esperar que nuestros Supremos también expresen lo mismo.
Uno nunca sabe.........

Saludos

 
At 1:32 a. m., Blogger Otto Boye said...

Es verdad: bajó la tensión limítrofe con Perú y hasta el tema eleccionario pasó a un segundo plano. Lo primero sirve para enfriar la cabeza y enfrentar el tema con más calma. Lo segundo durará unas horas solamente, porque ya estamos en la recta final y la ansiedad aumentará de aquí hasta el 11 de diciembre, diría que minuto a minuto.
También me parece correcto que esté detenido. Es una señal de varias cosas: 1) no hay impunidad para nadie, por encumbrado que haya estado. Fujimori fue dictador y se comportó como tal. Además, echó mano a recursos públicos para enriquecerse personalmente y para corromper a muchos políticos. En suma, todo indica que cometió delitos. Lo justo es que pague por ellos. 2) El país tiene la oportunidad de actuar satisfaciendo una demanda peruana por medio del cumplimiento de acuerdos internacionales, lo que fortalecerá aspiración chilena de que Perú haga lo mismo cuando llegue la hora de cerrar el caso que abrió unilateralmente.

 

Publicar un comentario

<< Home