jueves, noviembre 03, 2005

"CAPITAL SIN TRABAJO" Y UN ENCUENTRO CON FIDEL CASTRO

La pregunta me llega hoy por varias vías. Un amigo me cuenta: una empresa le está ofreciendo participar en una operación financiera, "legal y normal", consistente en poner una suma de varios millones de pesos en una suerte de cuenta especial, para a recibir "semanalmente" dividendos de un 7%. Supongamos que tengo 100 millones de pesos. Los entrego para este fin y todas las semanas me entregan 7 millones. No es la primera vez que escucho esto. Hace más de tres años escuché lo mismo en Venezuela. El negocio lo hacía una empresa norteamericana y había que poner 20 millones de dólares. Si mal no recuerdo, esta cantidad se duplicaba en un año, pero las jugosas liquidaciones se hacían también semanalmente. Salvo poner dinero, el beneficiado no tenía que mover un dedo. Incrédulo esa vez, hice consultas con personas del mundo financiero. Aunque señalaron que ellas no participaban en algo semejante, lo que no me consta, me aseveraron que se trataba de operaciones que se hacían en el mundo en forma regular.
Paralelamente, he leído hoy una conferencia de Ralph Dahrendorf, alemán, cientista social de vasta formación y gran prestigio académico, titulada "Capital sin trabajo. La reconstrucción social de la vida." Fascinante y preocupante. Dibuja algo de la sociedad futura que ya se está construyendo en el planeta.
El tema me hizo recordar mi primer encuentro con Fidel Castro. Siendo embajador de Chile en Venezuela, tuve que ir a La Habana a un evento del Sistema Económico Latinoamericano, SELA, representando al Canciller de la época, José Miguel Insulza. En un panel de discusión en que participó Castro durante todo el día, intervine y aseveré, en una parte de mis argumentos, que la antigua clase obrera, considerada por Marx como portadora de las esperanzas de la humanidad, ya no existía. La reacción del Jefe de Estado cubano no se hizo esperar. Tomó el micrófono y me pidió que, si lo tenía a bien, desarrollase más esta afirmación. Lo hice recordando dos experiencias personales: una visita a Paños Bellavista Tomé en 1953, en que tras cada telar había un obrero u obrera, y una visita en 1994 a una fábrica de paños en Holanda, donde detrás de cada telar no había persona alguna, porque todo funcionaba en forma automática manejado desde una sala de computación. Dije que la cibernética y la automatización estaban eliminando puestos de trabajo en el mundo entero, puestos que no se recuperarían con trabajos nuevos de tipo tradicional, porque la época de la sociedad industrial estaba llegando a su fin. La nueva reacción de Castro fue invitarme a tomar un café en la pausa siguiente, en la que conversamos por primera vez de este y muchos temas más.
Lo planteado en estos ejemplos podría considerarse como "el" tema de nuestro tiempo. ¿Por qué? Porque en todos ellos está presente el fenómeno de fondo que estamos viviendo. La realidad de base en la que nos movíamos hasta hace apenas veinte años está cambiando en forma cada vez más acelerada y aún no tenemos respuestas para enfrentarla. Ningún partido político ha sido capaz de diagnosticar con precisión lo que está sucediendo y, menos todavía, ofrecer soluciones a los nuevos problemas que se crean. De ahí el interés que tiene el trabajo de Dahrendorf. Sin considerar paso a paso su denso texto, digamos que prudentemente muestra el mundo emergente como uno donde el trabajo y su mundo, sin desaparecer, dejará de tener el peso que tuvo durante la sociedad industrial. Su visión es, más bien, optimista o, a lo menos, esperanzada.
Daré solamente una idea de lo que sostiene Dahrendorf, copiando algunas citas:
  • "...el trabajo asalariado y el capital ya no están unidos indisociablemente, sino que el capital también puede reproducirse sin el trabajo de muchos." (¡Pongo dinero y semanalmente me pagan intereses!)
  • Citando a Hannah Arendt señala que ella fue la primera que habló de una "sociedad del trabajo que se ha quedado sin trabajo". (¡Las nuevas fábricas de paños!)
  • El propio Dahrendorf recuerda una conferencia suya de 1982 que él tituló "Si la sociedad del trabajo se queda sin trabajo".
  • "...es innegable que la sociedad del trabajo ha llegado al límite. Ni la calidad ni la cantidad del trabajo disponible bastan ya para estructurar la sociedad."

Como decía, el pensamiento de este autor está expuesto de un modo mucho más diferenciado y cuidadoso que el reflejado en estas citas. Pero consideré necesario escoger las reproducidas solamente para mostrar cómo se está hablando de este tema en Europa y cómo apunta a un aspecto que ya se siente venir en nuestro propio suelo. Una auténtica renovación ideológica y política de los actores que dirigen la sociedad chilena tendrá que partir de nuevas realidades como la expuesta. Esto no implica pensar que desaparecieron las injusticias y que no existen problemas sociales. Solamente implica mirar las cosas de frente, reconocer que estamos ante una completamente nueva cuestión social y que las viejas recetas ya no sirven. Sólo cabe ponerse a trabajar seriamente en cómo construir una sociedad más libre, justa y solidaria, a partir de este nuevo contexto.

4 Comments:

At 5:23 p. m., Anonymous Felipe Valdivieso said...

Interesante. ¿Qué más? (Tanto del capital sin trabajo como de Fidel).

Pregunto sobre lo escuchado en Venezuela : ¿No se trata de esas estafas ingeniosas que pescan incautos en internet?

 
At 11:24 p. m., Blogger Otto Boye said...

Paciencia. Volveré sobre capital sin trabajo. Con Fidel eso fue todo esa vez (fines de 1998). En el café hablamos de otras cosas esa vez, como la detención de Pinochet en Londres y el probable resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela, que serían cuatro días después de este encuentro. Sobre lo primero quería saber más detalles y sobre lo segundo deseaba adivinar quién ganaría. Mis respuestas abrieron las puertad de diálogos futuros.

 
At 10:13 p. m., Blogger John Parada Montero said...

Otto: Tengo dos invitaciones relativas a los blogs en nuestra Región. Para saber más, te invito a que vayas a mi blog.. Un abrazo.

 
At 2:51 a. m., Blogger Canoni said...

Profesor,

¿Sabe donde puedo conseguir el mentado artículo de Dahrendorff? ¿Si lo tuviera disponible, puede enviármelo por correo?

Saludos y gracias

 

Publicar un comentario

<< Home