sábado, junio 10, 2006

EDUCACIÓN: EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL PUSO A CHILE EN "EL FILO DE LA NAVAJA" (VI)

Los paros y tomas de locales están llegando a su término. Es hora de sacar lecciones de lo sucedido. Ha sido un proceso complejo, que sorprendió a todos los actores, incluídos desde luego quienes iniciaron este movimiento. Pienso que todos debemos aprender, gobierno, estudiantes, profesores, padres y apoderados, partidos políticos, empresarios, trabajadores; en suma, la sociedad toda. Por una simple razón: aquí había un malestar oculto, más profundo de lo que cualquiera se imaginaba. Había una crisis larvada que, cuando estalló, se hizo rápidamente total. Mencionaré esta vez sólo algunas cosas:
  • Las reivindicaciones estudiantiles partieron de menos a más y abarcaron todo tipo de asuntos. Muchos nunca supieron en detalle por qué protestaban, aunque lo hicieran bien (pacíficamente) o mal (violentamente).
  • La gran mayoría de los chilenos vivió a lo menos algún momento de coincidencia con los estudiantes, admiró a sus dirigentes, se sorprendió de muchas cosas, simpatizó con ellos. Después muchos comenzaron a asustarse y, sobre todo, a condenar a los violentos.
  • El país, incluído el gobierno, no será igual después de este remezón con fuerza de terremoto. Y no lo será, porque la crisis estudiantil ha abierto las puertas a la crisis de todo el país, expresión a su vez, de la crisis planetaria. Esto no está terminando aquí. Diría más bien que está comenzando.
  • El gobierno, pero también todos los otros actores, está(n) ante una oportunidad inédita para enmendar el rumbo grueso de la sociedad chilena; pero también, si les falta clarividencia y decisión, pueden dejarla pasar, sumiendo al conjunto en sombras peligrosas.

Este cuadro debe ponernos en estado de alerta, reflexión y acción. Son muchos los temas que han sido colocados sobre la mesa y eso podría aumentar la confusión reinante. Por eso pienso que estamos caminando sobre "el filo de una navaja", en que cualquier movimiento torpe podría precipitarnos al abismo. Acrecentar el diálogo y las "tormentas de ideas" es fundamental, pues nadie tiene varitas mágicas o lo sabe todo. No envenenar el ambiente con conductas verbal o físicamente violentas y dogmáticas también es necesario. Estamos en un "punto crucial". Resolvamos lúcida y pacíficamente nuestros problemas. Ganaría Chile, desde luego, y todos nos sentiríamos mejor.

1 Comments:

At 8:45 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

Hay una canción de Serrat que habla sobre la conversación de un mayordomo con su señor, relatandole, el primero, la llegada de los pobres a la puerta. En una de las frases más interesantes le dice " que estos no se han enterado, que Carlos Marx esta muerto y enterrado".
De esta canción y de las ultimas movilizaciones me parece necesario recordar el hecho de que los modelos de desarrollo tienen un tiempo de vigencia que no es demasiado prolongado. A vista de pajaro, me parece que los modelos en la historia de Chile no han pasado de los treinta años y comienzan a mostrar los signos de su decadencia. El actual modelo tiene su origen en la decisión que se toma en la Universidad Catolica, por allá por los 50s de mandar a estudiar a sus alumnos de economía a la inefable Universidad de Chicago y se implanta a sangre y fuego con la dictadura. Este modelo nace desde la critica al modelo implementado en torno a los gobiernos radicales a finales de los treinta y comienzo de los cuarenta. A su vez, el modelo radical, tiene su origen como una forma de ordenar la casa luego del descalabro mundial posterior a la crisis del veintinueve, que se tradujo en Chile en la estrepitosa caida del modelo basado en la industria del salitre que habia sido la columna vertebral del modelo instaurado luego de la crisis y revolución del año 91 del siglo 19. A su vez esta crisis tiene sus origenes en el desplazamiento de los rectores de la sociedad desde una sociedad dominada por la mineria del cobre y de una pequeña burguesia comercial y una incipiente burocracia estatal. La crisis anterior se produce en 1851, y tiene que ver con el hecho de que el poder economico principal pasa desde los grandes terratenientes al los mineros de la plata y el cobre. Anterior a ella se encuentra la crisis de los años treinta cuando la aristocracia de la tierra se alía con una pequeñisima burguesia comercial y colocan orden en la republica manu militari y traen desde Concepción al General Joaquín Prieto y le adosan al muy eficiente Ministro Portales. Y por ultimo, la crisis en torno al proceso de independencia, en la que la aristocracia agraria ve como se sublevan una serie de liberales recien llegados y se ponen a discutir como se constituye la republica y despachan a las fuerza de su majestad.
Aunque la reseña sea larga y se puedan hacer muchos alcances y precisiones, lo importante es considerar que todos los signos indican que la sociedad chilena enfrenta una coyuntura decisiva en la que tiene que abordar decididamente la modificación del modelo de desarrollo actual, en forma creativa, con vistas a la superación de sus evidentes problemas y a la instauración de un modelo que nos permita subsistir buenamente por los proximos treinta años.
En este sentido, el movimiento de los estudiantes, es un signo esperanzador para estas sociedad. Una sociedad madura y educada, capaz de producir un New Deal, al estilo de lo instaurando en los años treinta por Franklin Delano Roosevelt en USA, en el que se pueda ordenar de mejor forma las formas como nuestra sociedad ordena lo esencial que es la forma como se distribuye la torta, a cuya confeccion concurrimos todos. La tarea es simple y compleja. De una situación en que el 10 % de la población disfruta del 90% de la riqueza, debemos llegar al Teorema de Pareto en que el optimo es que el 20% de la sociedad tenga el 80% de la riqueza.
La tarea es esta, y debe ser abordada con inteligencia. En los anteriores conflicto todo se resolvió con balas.

 

Publicar un comentario

<< Home