lunes, mayo 15, 2006

DERECHOS Y FORMA DE EJERCERLOS

Con frecuencia se confunden estos elementos. En el pasado llegué a polemizar públicamente con el partido comunista en torno al "derecho de rebelión". Eran años de dictadura y hasta de tiranía, y el tema era pertinente. Pero se cometía el abuso de dar por resuelto el problema metodológico con solo proclamar el "derecho" correspondiente. Mi réplica fue siempre un acuerdo en torno al derecho de rebelión y un desacuerdo en torno a la metodología, que planteaba, en la visión comunista, el recurso a la violencia, incluso "aguda", dentro de su opción. Yo defendía el camino de la no violencia activa para ejercer el derecho a rebelión, que fue, en definitiva, la conducta aplicada con éxito por las fuerzas políticas que hoy componen la Concertación.
En la actualidad y en otro contexto, un grupo de parlamentarios socialistas que introdujo una propuesta de ley sobre eutanasia reclama hacerlo en ejercicio del "derecho" a presentar proyectos de ley en el Congreso. Creo que, de buena fe, pueden estar cayendo en el mismo error conceptual señalado en el primer caso, pues nadie puede atacarlos con fundamento por el ejercicio del derecho invocado. El problema es otra vez la forma de ejercer ese derecho y no el fondo del mismo, que debe quedar en pie y ser respetado y reconocido en todo instante. La crítica a ellos es claramente política y no de principios. Es en ese terreno donde la discusión debe darse y es aquí donde, a todas luces, dicho grupo es débil en sus argumentaciones. A mi juicio, la afirmación del senador Camilo Escalona -"entre la discusión por la eutanasia y la Concertación nosotros nos quedamos con la Concertación"- pone las cosas en su lugar. No discute derecho alguno, pero coloca las cosas en el contexto político realmente existente en este momento.
Por su parte, un debate a fondo sobre el tema puesto sobre la mesa, la eutanasia, no puede ni debe eludirse dentro de un mediano a largo plazo. Los argumentos en contra de la eutanasia deben convencer en todas las instancias a la sociedad chilena, para su desarrollo en paz. El debate debe ser amplio y no debe dejar de lado a nadie, menos todavía al que se aproxima a la muerte y plantea situaciones límites complejas. Hay que llegar a definir muy bien la eutanasia, para distinguirla de conductas que no lo son. Hay que precisar lo que hasta ahora surge sólo como un anhelo y no como un derecho: la muerte digna. El asunto es complejo y requiere reflexión serena e inteligente. Trataré en futuros artículos de presentar algunas ideas, basadas en experiencias personales, como aporte al gran diálogo que todos debiéramos emprender.

7 Comments:

At 10:33 p. m., Anonymous Anónimo said...

Comentario preciso y ajustado, diría que con profundo sentido común, que no me gustaría que escaseara. Estoy preparando un documento que te enviaré sobre la reinvención de la Concertación como proyecto político a propósito del "affaire" eutanasia.
Un abrazo,
Gonzalo Cowley

 
At 8:40 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

Me parece que equivocas la perspectiva. Lo que hemos visto estos dias es solo un ejercicio de censura brutal. Cuando, cada uno en su espacio, luchabamos por la recuperación de la democracia, luchabamos por el derecho de vivir en una sociedad plural en la que cupieran todas las visiones. Lo que hemos visto es un mazazo en buena parte a la posibilidad que tiene nuestra democracia de discutir los temas. Creo que este evento puede marcar un rumbo impensado para la salud de nuestro sistema democratico. Me parece profundamente serio y grave. En mi blog hay un texto bastante rabioso de mi visión sobre el tema.

 
At 2:09 p. m., Blogger Adolfo Braüchi Mesina said...

Estrimado Otto:

Leo con interés tu artículo, como también el de Hernán que son antagónicos.

En esta actual sociedad y sus tiempos, debemos tener la capacidad de conversar y discutir TODOS los temas.

Desde hace un tiempo a esta parte escucho algunos discursos instalados por la derecha, que pronto se traerá a la mesa el matrimonio homosexual, el aborto y otros temas "valoricos".
Yo digo, y cual es el problema?.

Me recuerda los discursos previo a la Ley de divorcio.
Todos los chilenos nos ibamos a divorciar.

Me imagino que hoy será que todos nos iremos a eutonasiar.

En mi caso, creo tener muy claro mis principios éticos y morales por tanto si algún mortal quiere poner estos temas, bién. Discutamos y finalmente serán las mayorías quienes tendrán que definir.
Ese es el juego.
Creo.

Saludos

 
At 2:13 p. m., Blogger Adolfo Braüchi Mesina said...

Otto:
Se me quedó en el tintero.
En una consulta del Diario La Tercera de dias pasados sobre esta materia, un 53% de los consultados esta de acuerdo en discutir sobre este tema.
No nos perdamos si queremos representar intereses de las mayorias.

 
At 9:37 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

Una arista que no hemos atendido es aquella que dice relación con la crítica moderna a las elites politicas en el sentido que van a la saga de los cambios en la sociedad, que les cuesta entender los cambios culturales y que en definitiva no son agentes de cambio.
A mi me ha hecho mucho sentido, como dicen los españoles, la negativa violenta a revisar el tema. Me parece que tambien esto aporta fundamento a la crítica que se le hace a las elites.
Otro factor que me parece profundamente inaceptable es el hecho de que la prensa este hablando de una supuesta "Agenda Valorica", que ciertamente es un tango tocado y cantado por la derecha, con los desentonados coros de nuestros diputados y con la Senadora Alvear moviendo las manos, cual profesora en dia lunes, para marcar el ritmo y los tiempos de tan angelical melodia.

 
At 1:15 p. m., Blogger Otto Boye said...

Hacía tiempo que no se producían estos saludables comentarios. Ahora están sobre la mesa y pueden abrir el diálogo. Con lo escrito por mí no he querido excusar a nadie. Tampoco ensañarme criticando. Se trata de clarificar las cosas para que actuemos lo más correctamente posible. En un nuevo artículo trataré de presentar ideas sobre los temas en discusión. No hay que rehuir el debate, pero tampoco precipitarlo a cualquier precio. Por ahora, eso es todo.

 
At 4:42 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

Esta bien. Yo por mi parte me quedo escuchando un disco de Georges Brassens. Que maravillas se pueden hacer con una guitarra de palo y un poesia naif que por lo simple es universal.}
Un abrazo a todos

 

Publicar un comentario

<< Home