lunes, mayo 01, 2006

DC ELIGE PRIMERA PRESIDENTA DE SU HISTORIA

La marcha continúa y en buena hora. La DC eligió ayer, por primera vez desde su remoto nacimiento en 1935, a una mujer como su Presidenta, a Soledad Alvear. Tras brillante carrera política en los tres gobiernos de la Concertación, en la actualidad senadora elegida con la primera mayoría nacional el 11 de diciembre del año recién pasado, ella es, desde ahora, quien asume el liderazgo máximo dentro del PDC. Lo hace, además, con enorme respaldo interno, desde que una mayoría contundente de militantes le diera ayer su voto. Pienso que este fortalecimiento interno de la tienda demócrata cristiana, producido por este resultado, y que sea una mujer la que lo encabece, es una buena noticia no sólo para el propio PDC, sino también, para el país entero y, desde luego, para el gobierno.
Hay algunos aspectos a comentar, cosa que haré muy brevemente:
  • Las primeras declaraciones de Soledad Alvear son de la mayor trascendencia. Subrayando el enorme apoyo obtenido, señala que eso le permitirá trabajar "para tener un partido donde prime la cultura de la fraternidad y seamos capaces de cuidar todos nuestros liderazgos", aseveró Alvear. ¡Primacía de una "cultura de la fraternidad"! Gran propósito, visionaria finalidad.
  • Luego agregó: "A partir de hoy tenemos un partido para todos". Me recuerda la gran declaración de la DC de 1977 "Una patria para todos". No existe meta más elevada que aquella que incluye a todos y abandona prácticas descalificatorias que en la práctica dividían y excluían. Una praxis abrazadora e incluyente le puede devolver a la DC todo su vigor y puede llevarla de nuevo a ser un partido colocado en la vanguardia del país.
  • Soledad Alvear también anunció su voluntad de impulsar "un gran congreso del cambio y de la renovación de la Democracia Cristiana". Se trata de un esfuerzo mayor. Es de desear que esta iniciativa se trabaje con tiempo, a fin de que por todo el cuerpo de la DC circule un debate sobre su aporte al país en la presente coyuntura histórica. El Congreso deberá ser la culminación de un proceso a iniciarse cuanto antes.
  • Finalmente, la nueva Presidenta de la DC confirmó su compromiso de apoyo al Gobierno de la Presidenta Bachelet. Con esto todo quedó claro. Ahora cabe esperar la implementación de estos importantes y valiosos propósitos.

Hay fuerza, hay energía, hay vigor dentro de la DC. Proyectar este inmenso capital es la tarea. Dan ganas de exclamar: ¡¡Demócratas Cristianos: manos a la obra!!

1 Comments:

At 7:07 p. m., Blogger Adolfo Braüchi Mesina said...

Al igual que tú, siento una alegría por el resultado del domingo.
Debe ser porque renacen nuestros sueños.
En nosotros está el crear las nuevas utopías

Un saludo fraterno

 

Publicar un comentario

<< Home