viernes, diciembre 23, 2005

A TODOS LOS QUE TIENEN LA PACIENCIA DE LEERME

Lo primero es lo primero: a todos los que tienen la paciencia de leerme les deseo una feliz navidad. Ojalá aprovechen este "aro en el camino", no para caer en las sutiles, pero eficaces, redes de la sociedad de consumo, sino para reflexionar un poco acerca de cómo podemos hacer de este mundo un sitio mejor para la vida humana. Estamos en encrucijadas cada vez más peligrosas y no parece que la población de este planeta se esté encaminando a mejor destino. Al contrario, las cosas parecieran empeorar día a día. Siguen las guerras, no retrocede el odio, hay hambre, plagas, violencia y catástrofes medioambientales. El mensaje navideño, que no es otro que el del amor al prójimo, sigue las más de las veces la huella del Padre Gatica, ese personaje mítico que "predica, pero no practica".
A muchos chilenos pudiera parecerles pesimista esta advertencia, tomando en cuenta que a nuestro país le ha ido, comparativamente hablando, mucho mejor que a la mayoría de los países latinoamericanos. El problema reside en dos cosas:
  1. Debemos compararnos con nosotros mismos y determinar, a partir de esa realidad, si tenemos razones para estar plenamente satisfechos. Pienso que la respuesta no puede ser un categórico sí. Tampoco un categórico no. Sin perjuicio de reconocer todo lo que sea positivo, debemos discernir lo que falta por hacer, lo que se hizo mal y lo que se dejó de hacer, pudiendo haberse hecho. ¡Y sacar conclusiones constructivas, destinadas a llenar los vacíos reales!
  2. Somos apenas parte de una realidad mayor. Hoy no somos ya una especie de isla, separada de todos los demás. Cada vez hay más vínculos con lo que llamábamos "el exterior" y que por eso deja paulatinamente de serlo. Estamos inmersos en el fenómeno global y nada de lo que sucede "fuera" puede sernos indiferente, porque sucede en el mundo real en que vivimos, afectándonos directamente.

No necesito justificar más este pequeño mensaje. Es demasiado obvio lo que acabo de decir. Otra vez: feliz navidad.

2 Comments:

At 5:10 p. m., Blogger Diego Sepulveda said...

Felices Fiestas

 
At 6:13 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

Un abrazo para tí y para todos tus cercanos y lejanos.
Me parece que en estos días aparte de la reflexion cristiana y su sentido profundo, se hace necesaria una pequeña reflexión sobre el sentido de la fiesta
Dice el mito griego que Baco iba de pueblo en pueblo, invitando a sus habitantes a hacer un alto en sus tareas y celebrar junto a él. Todos los pueblos hacia esa pausa y se iban de farra con el buen Dios. Despues de las fiestas volvían a sus labores, renovados y con mejores animos. Pero hubo un pueblo que se negó a atender la invitación del Dios. Me parece que fue Argos. Ante la nula respuesta a las insistencia de tan respetable divinidad, esta entró en colera y volvió locos a los habitantes de Argos que se trenzaron en una orgía de sangre y muertos que dejó deshabitada a la ciudad.
Los pueblos deben ser capaces de hacer una pausa. La navidad es ante todo una fiesta. Toda la evidencia da cuenta de que, incluso, es anterior al sentido cristiano. Es necesario que seamos capaces de celebrar de la mejor forma que podamos.

 

Publicar un comentario

<< Home