sábado, diciembre 17, 2005

COMENTARIOS ELECTORALES

En el blog http://eleccionesenero.blogspot.com, creado por Diego Sepúlveda, publiqué, invitado por él, los siguientes dos artículos:
PRIMEROS COMENTARIOS -----
Invitado por Diego Sepúlveda a participar en este blog de "jóvenes de 18 años", como me lo advirtió, he aceptado gustoso, a pesar de tener 68 años de edad y estar ya escribiendo sobre política en mi propio sitio (http://ottoboye.blogspot.com) Lo haré siempre con comentarios breves, que tratarán de clarificar con altura algunas cosas que se dicen y se dirán durante este mes hasta las elecciones del 15 de enero. Aquí comienzo con unos pocos:
  1. Quiero aclarar desde la partida, para los que no me conocen, que estoy con Michelle Bachelet. Milito en la DC desde muy joven y dedico gran parte de mi tiempo al análisis político. He consagrado mi vida al estudio de la política y trato siempre de dialogar y escuchar al otro, particularmente al que no piensa como yo, con el fin de entenderlo, apreciarlo y, si es posible, persuadirlo a favor de mis argumentos. Confieso que es un ejercicio que cuesta un poco, sobre todo cuando uno llega a entrar en contacto con temperamentos muy apasionados.
  2. Creo que para el Chile de los próximos cuatro años, o sea, para apenas 1461 días (año bisiesto incluído...), Michelle Bachelet es la mejor opción. En mi blog escribí las razones para la primera vuelta y ahí pueden verlas. Permanecen vigentes, con un agregado muy importante: los resultados de la elección parlamentaria colocaron a la Concertación como la fuerza mayoritaria en la Cámara de Diputados y en el Senado. Esto sucede por primera vez desde 1990. La conclusión es obvia: sólo Michelle Bachelet garantiza plena gobernabilidad.
  3. El debate producido en torno al humanismo cristiano y al humanismo laico y la supuesta incompatibilidad de ambos es completamente artificial y desubicado en el tiempo. Estas dos vertientes de pensamiento tuvieron enfrentamientos serios en un pasado ya lejano. Hoy han cambiado muchas cosas que dejan sin piso al intento de generar una contienda entre ambas. Un solo ejemplo, por ahora: Ángela Merkel, DC alemana (humanista cristiana), acaba de iniciar un gobierno de Gran Coalición con los socialdemócratas (humanistas laicos). Se pusieron de acuerdo en un programa concreto y formaron gobierno. Sus discrepancias, que no deben abarcar más de un 10% de los temas nacionales, son perfectamente llevaderas. En Chile sucede lo mismo en este punto. Llego hasta aquí, por ahora. ---------

NUEVOS COMENTARIOS ----------

Vuelvo a presentar algunos comentarios. Aquí van:

  1. La campaña de la segunda vuelta ya está tomando velocidad e intensidad. Al existir dos candidatos, el debate se polariza más. Ahora es Bachelet versus Piñera y punto. Antes tuvimos a ratos escenarios donde Lavín y Piñera se combatían duramente y hasta se olvidaban de la candidata concertacionista. Al otro lado, como la candidatura de Hirsch fue siempre testimonial y sin el objetivo de ganar la Presidencia, siempre disparó más fuerte sobre los candidatos de derecha que sobre Bachelet, aunque también lo haya hecho. Ahora todo se reduce a dos opciones y eso le da más dramatismo al enfrentamiento. Se darán con todo, como ya lo comenzaron a hacer.
  2. Sigo creyendo que va a ganar Michelle Bachelet. Faltándole apenas 5 puntos porcentuales para salir victoriosa, tiene bastante terreno donde crecer y pocas deserciones (ojo: los "humanista cristianos pro Piñera" ya votaron por él en la primera vuelta... ¡No son votos nuevos!). Hay un porcentaje de 6%, aproximadamente, de votantes concertacionistas que no votaron por Bachelet y lo hicieron en cambio por candidatos a parlamentarios de la Concertación. Con un buen trabajo de estos mismos, puede recuperarse una parte importante de ese 6%. Los votantes de Hirsch están decidiendo por su propia cuenta votar por Bachelet. No quieren favorecer a Piñera. Y todavía hay, en el mundo popular que apoyaba a Lavín, ciudadanos que no van a votar por Piñera, porque lo ven como “ese multimillonario que es el candidato de los ricos”, como le escuché decir ayer a un pasajero en el metro-tren entre Valparaíso y Limache, que había votado por Lavín en la primera vuelta y que ahora lo haría, como lo dijo a quien lo quisiera oir, por Bachelet.
  3. Piñera tiene la pista terriblemente más pesada. Necesita subir del 25,44% que obtuvo, al 50% más un voto, si quiere ganar. Tiene que aumentar su votación en casi 100%. Tiene donde crecer, pero con metas demasiado altas. Si no vuelca todos los votos de Lavín hacia su candidatura, puede darse por perdido. Me pregunto: en el secreto de la urna, ¿van a votar todos los que apoyaron a Lavín ahora por Piñera? Por ejemplo, ¿va a votar por él, en el secreto de la urna, la senadora Evelyn Mathei? Para mover a su gente a favor de Piñera, la UDI tendría que trabajar con entusiasmo en su favor. ¿Lo van a hacer? El otro sector para crecer es el centro, pero eso tiene límites. La DC ya cerró filas y ahora se habla de algunos “pro-DC” que lo apoyarían. No serán muchos. En realidad, la única esperanza de Piñera es la ofensiva mediática y el uso masivo del dinero. Sigo colocando su techo no más allá del 45%. Vuelvo a quedar hasta aquí. Seguimos pasado mañana.

------- ,

6 Comments:

At 9:33 p. m., Anonymous Anónimo said...

Me gustaría compartir una carta de la doctora López

CARTAS
A PROPÓSITO DE BACHELET: AGNOSTICOS Y CRISTIANOS
- 12/17/2005 20:24

Señor Director:

Michelle Bachelet es agnóstica, pero es una agnóstica muy especial. Nacida en un hogar de la llamada familia militar, estudia Medicina, especializándose en Pediatría. Desarrolla su vida profesional en Hospitales y Consultorios del sector público [ese que siempre ha atendido a los trabajadores, a los pobladores, a los pobres]. No ha hecho de su profesión un negocio, como lamentablemente ocurre a veces, sino un apostolado de servicio a los más humildes, a esos que no han tenido 'éxito empresarial'. A lo mejor ella no ha sabido que Jesucristo dijo TODO LO QUE HICIEREIS POR UNO DE ESTOS PEQUEÑOS; POR MI LO HABEIS HECHO.

Michelle tuvo un padre que fue perseguido, torturado y muerto en prisión. Ella misma y su madre fueron encarceladas y torturadas, viéndose obligadas a vivir en el exilio. Pero ella, aun cuando tuvo poder como Ministra de Defensa o cuando se encontró con su torturador en el ascensor de su edificio, ha reaccionado con serenidad y con un digno silencio. Jamás ha usado su condición de víctima de abominables atropellos a los Derechos Humanos, aun cuando tendría todo el derecho a hacerlo. Es probable que ella no haya olvidado los horrores que vivió. ¡Como olvidar! Su serena dignidad da testimonio de que ella ha sido capaz de superar el rencor y de perdonar... Al parecer ella sin alardear de valores del cacareado 'humanismo cristiano' escuchó en lo más íntimo ese mensaje de Jesús que respondió al discípulo que le preguntaba cuantas veces era preciso perdonar, que había que perdonar hasta setenta veces siete.

Por esta mujer que no se autocalifica de cristiana pero que ha dado estos y muchos otros testimonios de profundos valores cristianos. Por esta mujer valiente y generosa que es acogida por mi Maestro que vino a salvarnos a todos y no sólo a los que se consideran perfectos, humanistas y [por añadidura cristianos]. Por esta gran mujer yo, que soy católica y trato de vivir el Evangelio de Jesús, y muchos otros creyentes, votaremos con entusiasmo, convicción y agradecimiento a una agnóstica que nos da testimonio de los valores cristianos que decimos profesar.

Dra. Haydee López Cassou

 
At 11:57 p. m., Blogger John Parada Montero said...

A raíz de la coyuntura político-electoral chilena, resulta urgente tocar un tema que uno de los candidatos presidenciales ha puesto en la mesa, tratando por todos los medios de capturar a simpatizantes del centro político mediante la táctica de establecer una profunda diferencia entre el socialcristianismo (representado por la (DC) y la socialdemocracia (encarnada por los otros 3 partidos de la Concertación). Me hizo mucho sentido al respecto, la nota publicada por Gabriel Cáceres Squella en La Nación del pasado jueves 15, que transcribo a continuación:

"La doctrina socialcristiana, inspirada en las encíclicas papales, nada tiene de antagónico con la socialdemocracia. Tanto la una como la otra, surgen como legítima reacción frente a los excesos del capitalismo deshumanizado. Ambas han tenido y tienen por finalidad y destino al hombre y sus circunstancias. En esencia, mejorar sus condiciones de vida, con absoluta prescindencia de lo filosófico o religioso.
Las discrepancias entre cristianos, laicos o agnósticos pertenecen al pasado. Revivirlas a estas alturas del siglo XXI a nada conduce y menos parece acertado traerlas a colación en una sociedad plural que, con matices, está de acuerdo en superar el subdesarrollo, la desigualdad y la pobreza. El país es testigo cómo la convergencia entre todos los humanistas ha hecho posible -dentro de la democracia y la diversidad- construir un Chile moderno y, en esa tarea, a nadie es legítimo preguntarle si concurre a misa, si asiste al taller masónico o si no profesa creencia alguna. Tales cuestiones pertenecen a la esfera íntima de las personas, en ejercicio de su derecho a la libertad de conciencia, que desde antiguo nuestras cartas fundamentales han reconocido como un derecho esencial del hombre.
De ahí entonces que no es dable concebir -entre personas inteligentes- que pueda existir una estrategia política que se sustente en dividir a los chilenos por sus ideas o creencias religiosas o filosóficas, como forma o manera de captar la adhesión ciudadana. Tal quehacer, más que una fortaleza, importa reconocer una gran debilidad. La escisión entre humanistas laicos y cristianos, como es sabido, condujo en un pasado reciente a la fractura de la sociedad chilena, que nadie en su sano juicio debiera querer repetir.
En el Chile de hoy, unos y otros se necesitan, habiéndose demostrado que su unidad -dentro de la diversidad- ha permitido sentar las bases de un país distinto y moderno, en el que hay todavía problemas pendientes, que sólo en conjunto la Democracia Cristiana y la socialdemocracia pueden solucionar. La ciudadanía así lo ha entendido y es por eso que, más de la mitad de ellos, les ha renovado su confianza mediante un claro mandato político mayoritario, que asegura la gobernabilidad.
El hecho que unos hayan obtenido más parlamentarios que otros no tiene ninguna importancia en la gran tarea común que el pueblo les ha encomendado realizar en los próximos cuatro años, más cuanto que los triunfos políticos entre quienes pertenecen a un mismo conglomerado y profesan unos mismos ideales son siempre transitorios, nunca sentencias definitivas que aseguren el éxito".

 
At 12:40 a. m., Blogger Otto Boye said...

Agradezco este emocionante testimonio sobre Michelle Bachelet. Habla por sí solo. Y es demoledor para ese candidato que anda casi desesperado tratando de demostrar que él es "humanista cristiano", y que todos los que profesan esa corriente debieran apoyarlo frente a la candidata que no lo es, pues profesa el "humanismo laico y ateo". La carta de la Dra. López demuestra que la candidata de la Concertación y de la DC tiene más proximidad con lo profundo y verdadero del humanismo cristiano que su oponente, a quien ahora le ha bajado un vértigo casi místico por presentarse con ese ropaje. Pero, como dice el refrán, "la mona, aunque se vista de seda, mona queda". El candidato derechista no es humanista cristiano. Es neoliberal. En 1990 fue generalísimo de Büchi, el candidato de Pinochet y de la derecha que lo apoyó durante los 16 años y medio de dictadura. En 1993 quiso ser candidato a la Presidencia y tuvo que renunciar a ello tras el oscuro episodio con Evelyn Mathei. En 1999 apoyó a Lavín. Ahora cree que puede convencer con su nuevo discurso, pero no resulta creíble, por mucho que invoque, indebidamente a mi juicio, la memoria de sus padres. Me nace recordar estas palabras de Jesús: "No el que DICE Señor, Señor, sino el HACE la voluntad de mi Padre se salvará". Podrá DECIRSE humanista cristiano las veces que quiera, pero no podrá demostrar que ha ACTUADO como tal. Esto quedará meridianemente claro en los días que vienen, cuando los ciudadanos indaguen un poco más en su trayectoria. La carta de la Dra. López deja al desnudo esta pretensión vacía, al mostrar el contraste de una mujer actuando con un conmovedor amor al prójimo que no necesita etiquetas para ser visto como vital y auténticamente cristiano. Estas consideraciones han ahondado mi apoyo y entusiasmo por la candidatura de Michelle Bachelet. Muchas gracias, otra vez.

 
At 12:03 p. m., Blogger Otto Boye said...

John: Muchas gracias por tu contribución. También es un análisis muy certero.

 
At 6:34 p. m., Blogger Alvaro Guital said...

Estimado Otto:

Sólo para aclarar el concepto de “laico”. Este vocablo posee dos acepciones. Una de ellas es la señalada por John Parada, pero también por “laicos” debe entenderse que corresponde a aquellas personas creyentes que no estamos ordenados.
Saludos

 
At 7:18 p. m., Blogger Otto Boye said...

Alvaro: Tienes toda la razón. Esa aclaración hemos tenido que hacerla siempre, al no tener dos palabras distintas para nombrar dos realidades diferentes. Puede ser pobreza de nuestro lenguaje. Gracias por esta precisión.

 

Publicar un comentario

<< Home