lunes, diciembre 26, 2005

MUERE UN POLITICO EJEMPLAR: NARCISO IRURETA

Acabo de saber que murió hace un rato Narciso Irureta, dirigente político de la DC, de larga trayectoria en la vida de Chile y de su partido. Fue un hombre ejemplar, de esos que prestigian la política y sirven para corregir la imagen sesgada y unilateral, que generaliza su rechazo, que llega hasta abominar de "la" política y de "todos" los políticos¨. Él sólo buscó servir a los demás y, en particular, a su país y a los más pobres. Lo hizo con sencillez y humildad. Sus amigos lo apodaban "el vasco Iruteta", por su origen, y lo sabían de una sola línea. En suma, ¡un gran tipo! Como creo firmemente, la muerte no existe como aniquilación total de la persona. Lo que se acaba es el cuerpo físico que la albergaba. Por eso se habla de "restos mortales", que se van a depositar al cementerio, donde hoy pueden ser cremados antes ser colocados en una sepultura. La persona entretanto, misteriosa, pero realmente, sigue viviendo en una dimensión sobre la cual sólo sabemos que existe, pero no conocemos su forma exacta. Esto abre la posibilidad de la presencia espiritual de la misma. Por eso, Narciso, esa gran persona, no se nos va. Se queda entre quienes lo conocimos y apreciamos. Su ejemplo nos inspirará siempre.

1 Comments:

At 7:38 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

Tuve un round con don Narciso en una reunion en Valparaiso. En esos tiempos andaba hablando de corrupción y yo trate de decirle que usar la palabra corrupción era hacerle un favor a la derecha, que nunca uso esas palabras para sus tropelias. Yo le argumenté con Maturana y Flores, y don Narciso me mandó a la cresta. No me entendió. Pero sin embargo siempre tuvo mis respetos como claro ejemplar de una casta necesaria para Chile: la de los políticos honestos y amantes de la república.
Ahora que esta generación esta alejandose es necesario comenzar a formar a los hombres que puedan sostener los destinos de la republica con la altura y el nivel de ellos.
Hoy es urgente que los politicos bajen del palo de poste, de los afiches desteñidos, de las gigantografías y vengan a la plaza publica. Menos marketing y mas oratoria. Menos cuñas de radio y mas dedicación al progreso de las ideas. Mas partido y menos familiares. Basta de poner a la señora en el puesto y tratar de hacer diputado al hijo imbecil, aún a costa de los fondos públicos.

 

Publicar un comentario

<< Home