martes, octubre 11, 2005

UNA ENCUESTA PARA MEDITAR
Acaban de aparecer, en La Tercera del lunes 10 de octubre, los resultados de una encuesta, propia de ese medio, sobre la campaña del gobierno contra el SIDA. Ellos desmienten ciertas opiniones de algunos sectores que la han criticado. "Más del 80% de las personas aprueba campaña contra el SIDA", reza el titular. Lo que invita a meditar es la circunstancia de que las críticas provienen de sectores que creen representar a las grandes mayorías. La verdad es que éstas parecen estar en otra parte. El asunto daría para largo, pero hoy no dispongo del tiempo para entrar en un análisis más a fondo de este hecho. Dejemos sentado solamente este hecho: algo no le funciona bien a quienes han criticado la campaña del gobierno. ¿Qué será? Dejemos la pregunta planteada. Quizá algunos lectores de este sitio podrían aventurar algunas respuestas.

3 Comments:

At 10:45 a. m., Blogger Adolfo Braüchi Mesina said...

Debe ser porque existe una minoría conservadora, en lo "moralmente correcto" pero muy libertaria en lo comercial y económico.
Estas minorías tienen medios de comunicación de masas: Megavisión El Mercurio, La Tercera y sus cadenas que permiten hacer estas campañas poco representativas de lo que pueda pensar la gran mayoría de chilenos.
Se repite la majadera campaña antidivorcio de hace algún tiempo, cuando se decía que todos nos divorciariamos en este país si se aceptaba esa ley.

Es el gran problema de la concentración de los medios.

Te anticipo que hace un par de semanas que dejé de comprar El Mercurio y a partir de esa fecha me siento mejor informado.

 
At 8:03 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

Respeto del tema de la Iglesia y los "valores", tengo dos miradas que me inquietan. Una es un articulo de Sebastian Santa Cruz en el ultimo The Clinic, respecto de la forma en que la Iglesia resulta beneficiada en mantener el statu quo en materia valorica y la segunda es mía, todavia no la escribo en mi blog, y es la forma en conciliar mi lealtad a la Iglesia que conocí, esa iglesia que hacia una opción preferencial por los pobres, que luchaba por los derechos humanos y la actual iglesia , dominada por los legionarios y los opus dei, retrograda e inconsistente en los temas que la inquietan. Mi conclusión es que derechamente no se trata de la misma iglesia. Una iglesia popular es una iglesia mucho mas democratica, receptora del pensamiento de sus fieles y no tan impositiva como la actual. Por ultimo, una iglesia menos encerrada en si misma, no corre el peligro de esconder los signos evidente de corrupción en la curia.

 
At 2:16 a. m., Blogger Otto Boye said...

Estoy de acuerdo con ambos comentarios. ¿Qué hacer? Quizá haya que resistir pacíficamente a todos estos poderes exagerados a fin de anular su eficacia y obligarlos a cambiar. Si muchos dejaran de comprar El Mercurio, como lo hace Adolfo, este medio no tendría otra alternativa que cambiar para recuperar lectores, o desaparecer. Si la mayoría de los fieles de la Iglesia no le obedecieran a la Jerarquía, como de hecho lo están haciendo, ésta también pensaría mejor las cosas. Aquí hay un vasto campo de acción para los "ciudadanos de a pie", cuyo poder es grande, pero está oculto o reprimido.

 

Publicar un comentario

<< Home