sábado, septiembre 10, 2005

LA ESQUINA PELIGROSA DE SEPTIEMBRE
Mañana es 11 de septiembre, el día más polémico del año para los chilenos, desde 1973. Es la esquina más peligrosa del mes. Una vez más, muchos temen incidentes violentos en las calles de todo el país y tener que ver y sufrir ese espectáculo terrible de la fuerza pública tratando de poner orden con métodos de fuerza. Una vez más, emergerá un país dividido ante los ojos de quien quiera ver. ¿Qué hacer?
Pienso de nuevo en la necesidad de incrementar el diálogo sobre el pasado, con la mira de avanzar hacia la verdad histórica. Aunque ella nunca se alcance completamente, hay mucho camino por hacer. En la práctica, por lo demás, ya hay camino recorrido, desde el momento en que hechos mantenidos ocultos han ido saliendo a la luz. En este sitio hemos aludido a esto varias veces. Una lista exhaustiva desbordaría nuestra capacidad. Pero todos saben hoy cosas que antes fueron negadas y muchos de los que formaban parte del gobierno militar han reconocido su existencia y hasta se han distanciado de ellas.
Aunque sea algo largo, mañana voy a tratar de "subir" a este sitio, unas páginas escritas por mí como capítulo de unas memorias que estoy escribiendo. Tal vez lo haga por partes, para facilitar la lectura. Ahí se reflejará, en forma sintética, mi visión de lo acaecido a partir del 11 de septiembre de 1973 hasta el fin de la dictadura el 11 de marzo de 1990. Ahí nos encontraremos, entonces.

3 Comments:

At 2:22 p. m., Blogger Adolfo Braüchi Mesina said...

Lo esperaremos.
De seguro será un buen trabajo, como nos acostumbras, y que bueno que lo entregues en cuotas.

Para mí, el 11 de Septiembre, es una fecha muy triste por el desgarro que sufrió nuestro país y que todavía no podemos superar.
Mas aún cuando leemos a diario estos últimos días sobre la intención de un punto final propiciado por la derecha y un grupo de Senadores Designados que no representan a nadie en chile.

Te saluda

Adolfo

 
At 4:00 p. m., Blogger Otto Boye said...

Adolfo:
Más allá de lo analítico que sea lo que escribí (aunque también contiene, como es natural, testimonios y mucho de inevitable pasión), el 11 de septiembre es un día muy triste. El drama sucedido no lo borrará el tiempo durante generaciones, por los desgarros, las capitulaciones de todo tipo y por las pasiones desatadas, muchas de las cuales mostraron lo peor que tiene dentro de sí el ser humano. Eso fue particularmente grave en el estamento militar, sobre todo porque tenían las armas y un sistema muy hermético que estimulaba la sensación de impunidad. Lo dejo hasta aquí. Mañana me tiro a la piscina con un texto más trabajado. Saludos

 
At 6:45 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

al once de septiembre tenia solo 7 años, situación que me da una perspectiva especial. Recuerdo en meses anteriores al golpe, que mi madre me dejo con unos vecinos en una cola para conseguir un pan, que por mi memoria, no debia pesar mas de 400 gramos. Recuerdo haber llegado con la mitad y recuerdo a mi madre llorando. Luego de aquello he tratado de encontrar una explicación mucho mas amplia que la oficial. Mis estudios de historia me dieron la materia prima para entenderlo y por el espacio del que disponemos puedo decir que el tema es democracia, democracia y democracia. La democracia es el ethos dentro del cual debemos resolver los problemas que nos presenta el desarrollo historico. Cuando los modelos de desarrollo colapsan, el sistema democratico debiera ser capaz de incorporar mecanismos para construir el consenso social que permita superar todos los conflictos. La otra alternativa resulta demasiado cara. Por ende, nuestra tarea es ahondar la cultura democratica, aún en espacios que nos son ajenos, como en la derecha politica.

 

Publicar un comentario

<< Home