jueves, septiembre 01, 2005

SEPTIEMBRE: UN MES DIFÍCIL DE DIGERIR
Son muchas cosas las que se recuerdan en septiembre en nuestro país. Hay casi para todos los gustos, siendo todavía el 11 de septiembre el día más conflictivo. Desde el 4 de septiembre, que era día de elecciones presidenciales en una época, comienzan las conmemoraciones o recuerdos. Sigue un 5 de septiembre del segundo gobierno de Arturo Alessandri y los hechos sucedidos en la llamada "torre de sangre" (Seguro Obrero en ese tiempo, hoy Ministerio de Justicia), que le costó la vida a casi una centena de jóvenes estudiantes chilenos pertenecientes al nazismo criollo. Después, el declinante pinochetismo recuerda primero el atentado contra su líder el 7 de septiembre y después el golpe de Estado del día 11 de septiembre de 1973. Otros recordarán esta fecha como la más negra y triste de sus vidas. (A su vez, creo que todos recordaremos también la caída de las torres gemelas de Nueva York el año 2001, por lo impactante del hecho y por su significado en la configuración del actual cuadro internacional de un mundo unipolar en lo militar y crecientemente multipolar en lo económico y comercial.) Finalmente, llegará el 18 de septiembre a unirnos y a olvidar las tensiones.
Este abanico debiera servirnos para tratar de "pensar" Chile de nuevo. Evitando caer en el bíblico error de Raquel, quien, por mirar hacia atrás, quedó convertida en estatua de sal, debiéramos tratar de mirar hacia adelante, utilizando el pasado solamente para sacar lecciones útiles para el actuar futuro. Necesitamos todos redefinir el Chile que queremos. Hay muchos síntomas o señales que nos advierten esquinas peligrosas que deberemos sortear adecuadamente.
Aunque septiembre sea un mes difícil de digerir, no nos desanimemos y aprovechémoslo bien, tratando de pensar qué es lo debemos hacer para construir un país mejor.

2 Comments:

At 10:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

De verdad Septiembre me recuerda: 1) 04/09 el ejercicio de elegir un Presidente de la República,
2)11 de Septiembre la fecha en que los militares haciendo uso de la fuerza se apoderan del país, asesinando a muchos hermanos llevando el dolor a todo un país.

También el 18 como una fiesta de la chilenidad donde todas las familias celebran en comunidad.
¿Que celebramos? ¿ Un asado es el remedio de nuestra situación?

Opino que esta fecha, Septiembre, en que llega la Primavera y se llenan de fragancia nuestros espacios, debe servir para que se inicie un verdadero proceso de renovación de nuestra realidad, donde la persona humana sea el centro de nuestros esfuerzos de desarrolo.

No entiendo que solo seamos parte de un sistema en que participamos solo por las tarjetas de crédito o los niveles de endeudamiento que cada uno tiene.

Saludos Otto.

Adolfo Braüchi Mesina
sepaisa@tutopia.com

 
At 12:31 a. m., Blogger Otto Boye said...

Tu comentario demuestra las posibilidades que ofrece septiembre para reflexionar sobre el país que queremos. Ciertamente los éxitos macroeconómicos, con la complicidad de muchos medios interesados, han creado una atmósfera economicista y consumista abrumadora. La participación ciudadana en la marcha del país es muy reducida todavía y estas redes invisibles, pero reales, que impone el sistema, terminan siendo un obstáculo para su desarrollo. El tema es también cultural. La mentalidad media chilena ha cambiado mucho y en la dirección incorrecta. Una vez más, los medios han contribuído poderosamente a ello. Un diálogo más intenso sobre este asunto podría ayudar a revertir este proceso de auténtica enfermedad social.

 

Publicar un comentario

<< Home