lunes, agosto 29, 2005

HUMANIZAR LA POLÍTICA
La actividad política tiene poco prestigio en la actualidad, por muchas razones convergentes, que, en algún momento futuro abordaré. Ahora sólo quiero referirme a una imagen que tiene algún fundamento en la realidad. Me refiero a una dosis de crueldad innecesaria que muchas veces muestra este oficio imprescindible en cualquier sociedad. He conocido ya muchos casos a lo largo de mi vida: ministros despedidos por los Presidentes de modo sorpresivo, frío y, en definitiva, nada delicado; zancadillas múltiples entre amigos de toda una vida, a la hora de disputar un cupo parlamentario; personajes de alto nivel moral no recibidos en audiencias por autoridades encerradas en su burbuja de poder; traiciones grandes y pequeñas al interior de gobiernos y partidos de todos los colores; y así sucesivamente. Y no me estoy refiriendo a la dictadura, que, por definición, practica la crueldad y la falta de piedad. No. Me refiero a toda la democracia chilena, a la de antes de 1973 y a la de ahora, la inaugurada en 1990 con Aylwin.
Naturalmente, el ciudadano medio que ve estas cosas -¡cuando las ve, por supuesto!- no podrá entender jamás estas actitudes. Y tiene razón.
La política no tiene por qué ser cruel. Puede ser humana. En verdad, debiera serlo siempre para mejorar la calidad de la democracia. Porque de esto se trata. Se pueden tener instituciones muy perfectas y largamente probadas, pero someterse a ellas puede ser un infierno moral, si el estilo es implacable y las pugnas se llevan a cabo sin consideración alguna a valores que deben siempre estar presentes.
No debemos olvidar este tema. Concierne a todos los chilenos.

3 Comments:

At 3:31 p. m., Anonymous Anónimo said...

Estimado Otto: no puedo sino estar más de acuerdo contigo, quizás sea por lo que en lo personal me ha estado pasando, también puede ser que estemos trabajando desde la perspectiva aristotélica de la política y me parece que hoy, por los hechos, no es el tiempo. Super bueno el enfoque está para un a buena conversación o quizás exposición a ciudadanos que ven en la política reflexión, construcción, educación.

Que buen artículo Otto.

Un abrazo

Eduardo Pastén G.

 
At 3:31 p. m., Blogger Victor Sobarzo said...

Entiendo muy bien tu comentario. Lo he visto en carne propia en el ámbito privado, pero nunca he visto esa descarnada actitud, por codiciar un puesto, como en el ámbito público. Los Chilenos debemos cuidar esta democracia, y no tener actitudes de permisividad como si se tratara de repartir cuotas de poder como un dulce barato. El espectáculo pre- eleccionario es un sinónimo de los síntomas de un paciente enfermo.
Chile se merece más que esto....al menos eso era lo que pensaban muchos des los que sostentan el poder, cuando vivian forzadamente en el extranjero y quería recuperar la democracia.

 
At 4:27 p. m., Blogger Otto Boye said...

Agradezco los dos comentarios. Yo también hablo por experiencias vividas, o de cerca, cuando han afectado a amigos, o en carne propia.
Eduardo: estoy abierto a exponer y/o conversar sobre este y otros temas políticos. Entretanto, ayuda mucho si difundes este sitio, donde también podemos dialogar. Es su objetivo.
Víctor: Chile merece siempre mucho más que lo que le ofrecemos los ciudadanos. Hay que luchar activamente, pero sin violencia, contra la mediocridad, para que ésta no se adueñe del país. A ratos uno quisiera, con tanta "farándula", pensar que eso va a imponerse para siempre y que no hay remedio para esta enfermedad. Pero hay mucha gente, como tú y muchos más que conocemos, que no caen en la trampa. Trabajemos creando una forma de pensar y de actuar adecuada a la altura de los tiempos presentes y futuros.
Gracias y un abrazo para ambos.

 

Publicar un comentario

<< Home