miércoles, junio 10, 2009

CHILE: EL EFECTO "CATAPILCO" EN LA LUCHA PRESIDENCIAL

La política chilena tiene sus propios códigos, nacidos en el marco de su historia. "Caupolicanazo" o "naranjazo", por ejemplo, son alusiones muy precisas que hablan de ellos. Hoy, con la irrupción a la campaña presidencial del joven diputado Marco Enríquez-Ominami, estamos viviendo una nueva edición del conocido efecto "catapilco", otro producto nacional de claro significado. Dicho efecto surgió en las elecciones presidenciales de 1958, cuando Jorge Alessandri Rodríguez le ganó a Salvador Allende por un margen de 30.000 votos. Con 40.000 votos más, Allende habría ganado en 1958 y no en 1970. Lo curioso estuvo en la figura pintoresca del llamado "Cura de Catapilco" (se llamaba Antonio Zamorano Vásquez), que emergió en la campaña como candidato presidencial a disputarle el electorado a Allende. Al contarse los votos, el mentado personaje sacó 40.000 votos, precisamente los que le faltaron a Allende. Con el tiempo se supo, a través de esas confesiones al oído que siempre existen, que esta candidatura había sido levantada y hasta financiada por la derecha que apoyaba a Alessandri. No quiero alargarme más, pero invito a los lectores a mirar la prensa de derecha, sobre todo a la cadena "El Mercurio" y al diario "La Tercera" y admirar la sincronía con la que están estimulando el ego, que es a ojos vista enorme, del joven candidato, a fin de que presente su candidatura y le quite votos a Frei, favoreciendo así la candidatura derechista de Piñera. ¡Es sencillamante impresionante hacer este ejercicio! ¡Es el efecto "catapilco" en su última versión! Más moderno, pero igualmente peligroso y poco ético. 

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

At 12:01 p. m., Blogger Victor said...

Mirado desde el extranjero,me parece lamantable,a pesar del aspecto familiar y politico del Sr Enriquez-Ominami, que no capte la diferencia entre lo personal y lo nacional.
Aunque para muchos las personas que podrían ser candidatos de la Concertación no son lo más adecuado,hay que ver como impedir la vuelta de conservantismo monetario y poco social que sólo seviría para ahondar más las diferencias.
Hay que darse cuenta que todavía no ha llegado el momento personal,tal vez en un tiempo más,ahora se trata nos guste o no,de impedir el regreso de una persona que provocaría mucho dagno social y muchas ventajas para quienes ya se llenaron los bolsillos en la época de la dictadura.
Un segundo efecto Catapilco sería lamentable para la estabilidad social,política y aunque les paresca incríble a muchos,económica de nuestro país.

 
At 4:12 p. m., Anonymous Anónimo said...

Me llama la atención su comentario. Yo votaré por Sebastián Piñera, también elogiado por la concertación en su momento cuando el candidato era Lavín..se decía que Piñera era de los pocos que se opuso a la dictadura y otras cosas, siempre se dicen cosas gentiles de los que hacen olitas al candidato opositor. No es buena la analogía que usted hace, ahora se va a segunda vuelta...se requiere sacar más del 50% para ganar, no hay que echarle la culpa a dos diarios que lee un segmento que va a votar igual por Piñera, Frei va a perder porque es aburrido, no es cálido, es empresario igual que el otro (más fracasado quizás), privatizó lo que pudo y terminó mal su gobierno (él solito no prende en las encuestas, no le echemos la culpa a dos diarios)

 

Publicar un comentario

<< Home