viernes, julio 08, 2005

DE LA VIOLENCIA A LA NOVIOLENCIA La violencia actual y su franca inhumanidad e inutilidad, como acabamos de verlo en los atentados en Londres, nos mueve a pensar si hay otros caminos para luchar que no sean los de la muerte y el odio. En 1984 publiqué un libro titulado "La no violencia activa: camino para conquistar la democracia", en el marco de una investigación para el Instituto Chileno de Estudios Humanísticos, ICHEH. El tema, de gran utilidad entonces en la lucha contra la dictadura de Pinochet, tiene indudable vigencia universal y hoy, ante tanta violencia, resulta más actual que nunca. El tratamiento de este asunto se inicia siempre con una crítica a la violencia en sus diversas formas y la comprobación de su incapacidad final para alcanzar objetivos políticos, sociales y culturales sólidos y duraderos. Surge así la pregunta arriba insinuada: ¿hay otras formas de lucha que no utilicen la violencia? La respuesta positiva ya existe, ha sido dada en muchas partes del mundo y hoy se practica consecuentemente por una gran variedad de grupos humanos en todo el mundo. En el libro mencionado reseñé algunas raíces cristianas y la acción de algunos líderes claves del siglo XIX y XX, a cuya cabeza figuran el Mahatma Gandhi en la India y Martin Luther King en los Estados Unidos. Pero hay mucho más y hasta la literatura se ha hecho bastante extensa. En Chile veo a la noviolencia activa, en el actual contexto, como el camino de la democracia. Si fue, en definitiva, el principio y el método que la oposición democrática a Pinochet utilizó con éxito para terminar con su largo gobierno, con mucha mayor razón debe ser la vía para desarrollar y consolidar la democracia. Si la alcanzamos sin violencia, debemos consolidarla también sin ella. Solamente el método noviolento genera más democracia, o sea, más participación libremente consentida de todos, ¡que es su corazón mismo, su núcleo central! Por ahora dejo este bosquejo aquí, pero es un tema a no perder de vista y que merece ulteriores ampliaciones y debates.

1 Comments:

At 1:28 a. m., Blogger Otto Boye said...

DIALOGO Y RESISTENCIA PACIFICA

Hay un estrecho vínculo entre diálogo y resistencia pacífica (que es otra forma de nombrar la noviolencia), pues, a la hora de emprenderse este camino, el primer paso estará dado por el esfuerzo de dialogar con la otra parte y llegar en ese estadio, en lo posible, a un acuerdo que resuelva el conflicto. Es, por lo demás, lo que recomienda toda sociedad genuinamente civilizada. En este sentido, este sitio pretende trabajar siempre en el ámbito de dicho primer paso, intentando clarificar y alcanzar acuerdos en muchos asuntos donde las discrepancias son más aparentes que reales y donde las tensiones, tan fuertes que a veces llegan a generar violencia, resultan infundadas. No hay que olvidar que la violencia genera un espiral ascendente que termina en el exterminio, mientras que la noviolencia, aún en los peores escenarios, tiene la virtud de romper ese circulo vicioso y reducir, a lo menos a la mitad, la cantidad de violencia empleada.

resistencia pacífica

 

Publicar un comentario

<< Home