martes, julio 05, 2005

LA VENEZUELA DE HUGO CHÁVEZ Acabo de estar una semana en la Venezuela de Hugo Chávez, país donde viví casi diez años completos, y me nace hacer algunas consideraciones respecto a lo que allí sucede. Parto advirtiendo que resulta imposible resumir en pocas líneas la situación actual, tan compleja y enigmática en muchos aspectos, porque la historia venezolana, tanto la más próxima, como la más remota, tienen evidentemente la clave, pero obligaría a consideraciones muy largas que aquí no podría hacer en este momento. Quiero, por tanto, dar unas pinceladas solamente: - "Soy consecuencia y no causa" dijo Chávez cuando tomó el poder el 2 de febrero de 1999. Dijo una gran verdad. Su ascenso sólo se explica por la crisis profunda de los partidos políticos tradicionales. Esa crisis perdura seis años y medio después y explican en parte la consolidación de su poder. - Hugo Chávez es un caudillo carismático que tiene muchos enemigos, pero que atrae potentemente a masas de ciudadanos, en especial a los más pobres, entre los que goza de evidente popularidad. Es humanamente cálido y hace esfuerzos enormes por mantenerse en contacto directo con ellos. Con más de seis años en el gobierno hoy controla la situación sin contrapesos visibles. - Una ayuda importantísima han sido los enormes recursos financieros con que ha contado el gobierno para llevar a cabo sus políticas. Provienen, como se sabe, del petróleo y de sus altos precios, que probablemente seguirán altos por largo tiempo. - El rol del Estado en Venezuela es gigantesco y viene de muy lejos. No es un invento de Chávez. Un solo dato: la nómina de funcionarios públicos que tienen los poderes públicos e instituciones del Estado supera el millón y medio en un país de 25 millones de habitantes. - Algunos quieren ver una influencia desmedida de Cuba y de Fidel Castro en Venezuela y en Chávez. Algo hay, pero no hay que engañarse. Conozco bien los dos países y a sus dos actores principales, con quienes he conversado muchas veces en forma extensa. Conozco a muchos actores intermedios y, también, al actor por antonomasia, al pueblo de esas dos apreciadas naciones. Son considerablemente diferentes. Sus coincidencias se dan en aspectos coyunturales y complementarios, pero los separan realidades objetivas que hacen inviable un equiparamiento completo. La economía, la política y la sociedad son diferentes en ambas naciones. Influencia ideológica existe, pero hasta ahora luce todavía más retórica que real, en parte debido a que en Cuba, después de la caída del muro de Berlín y del desplome comunista soviético que siguió casi de inmediato, se diluyó algo el discurso ideológico y la política del Estado se volvió más pragmática. Todo esto requiere más desarrollo, pero ahora lo dejamos hasta aquí. - Las relaciones con Estados Unidos parecen malas, pero, en la práctica siguen siendo intensas. Ambos países se necesitan, lo que se refleja en el amplio comercio que desarrollan. La semana pasada hubo un evento de negocios entre Estados Unidos y Venezuela que fue inaugurado por ministros y clausurado por el propio Chávez. - Debilidades congénitas en el desarrollo venezolano no han podido, hasta ahora, ser erradicadas. Altos índices de corrupción, inseguridad de los ciudadanos frente a una delincuencia muy agresiva, mentalidad rentista que todo lo espera del Estado, son algunas de ellas. - Un frente peligroso para la nación venezolana es el de las relaciones del Gobierno con la Iglesia Católica. Son tensas y a ratos muy tensas. En fin, podría extenderme en cada aspecto largamente, pero eso haría de esta breve reseña un ensayo y esa no es la idea. Sólo quiero concluir que la política venezolana, a pesar de mostrarse crispada, parece estable. Chávez se ve firme en el poder y puede gobernar por mucho tiempo más. Hasta este momento no se ve alternativa alguna a su liderazgo, lo que permite suponer que va a ganar holgadamente las elecciones presidenciales de fines del próximo año.

6 Comments:

At 1:47 p. m., Blogger Felipe Valdivieso said...

Saludos a Otto y a los visitantes
Como yo vivo en Venezuela no puedo sino ver distinto a como lo hace Otto, quien mira desde afuera. Su conocimiento y visión de Venezuela se formó a través de sus estudios y de su estadía como diplomático y funcionario de organismo internacional.

Mi punto de vista es el de quien vive y vivirá aquí, como ciudadano de a pie.

No contradigo lo que dice Otto pero sí aporto lo que vivo yo, para contrastar :

1.- Inicio objetando el título del post. ¿Cómo que "La Venezuela de Hugo Chávez"? Si bien es cierto que la atropellada conducta política de Chávez le ha permitido dominar y controlar prácticamente todos los poderes públicos, que yo sepa aún Venezuela es de los venezolanos. Por supuesto Otto no quiso decir lo que yo interpreté, pero quien escribe pierde el control sobre lo dicho, y los demás lo tomamos como nos parece. Lo correcto hubiera sido titular "La Venezuela en los tiempos de Chávez" o algo similar.

Yo me detengo en esto del título para marcar, identificar, destacar un lapsus del escribidor, que eventualmente pudiera dar luz sobre lo que sigue en su post. Lo que deseo decir es que yo jamás hubiera titulado así una reflexión sobre Venezuela en estos tormentosos tiempos, a menos que hubiera querido decir que Venezuela es propiedad de Chávez, cosa que parece pero no es ni debe ser.

2.- Que Chávez sea consecuencia y no causa es una verdad muy a medias. Esa simplificación extrema oculta la actividad conspirativa de toda la vida adulta de Chávez en una de las instituciones más conservadoras del sistema, como lo es el ejército. Barre de un plumazo los dos sangrientos golpes de Estado del 92. Desaparece la extremadamente eficaz e ininterrumpida acción rompe - institucionalidad a la que se ha dedicado con gran entusiasmo desde hace muchos años antes, y desde el 99 siendo Presidente. Es una simplificación tramposa y falseadora.

Por otro lado, las circunstancias en las que surgió Chávez son realmente complejas y de ningún modo se pueden reducir a la no negada crisis de los partidos políticos venezolanos.

3.- Liderazgo de Chávez : Obvio y deslumbrante. Es impresionante.

4.- Riqueza petrolera, importantísimo soporte de Chávez : Sin duda.

5.- El Estado venezolano es gigante : Sí, y eso viene de atrás, pero Chávez lo ha aumentado hasta el delirio. Ha agravado hasta lo indecible esa distorsión secular de Venezuela.

6.- Influencia cubana : Debo contradecir al amigo Otto. La idiosincrasia, la economía, etc., son realidades que se forman con el tiempo, pero que son modificables. Lo que hoy parece esencial, característico, inmutable, puede mañana ser algo del pasado. Las mentalidades y realidades cambian, y si hay una fortísima, constante e inteligentísima estimulación en la dirección propuesta, no hay duda que se producen resultados, se generan cambios, se modifican las realidades internas y externas. Y eso es lo peor de la insidiosa y asfixiante presencia e influencia cubana en Venezuela.

Me cuesta contenerme de traer aquí episodios vividos por muchos países de América relacionados con la nefasta influencia cubana. A duras penas me contengo de traer a este post tantos y tantos hechos desastrosos sucedidos en Chile en los años de la Unidad Popular.

Muchos aquí en Venezuela, especialmente quienes hemos vivido en países que han sufrido la calamitosa influencia cubana, sentimos un profundo rechazo a la presencia y dominio cubano en la Venezuela de hoy.

No tengo claro como nos libraremos de eso, o en el peor de los casos como disminuiremos o compensaremos esta invasión ideológica y material. Confío en que el pueblo venezolano apele a sus mejores reservas para no ser arrastrado en esta locura ideológica que nos asfixia.

Los comentarios de Otto sobre este punto yo los veo como propios de su condición y situación, pero para los que estamos aquí padeciendo esta oprobiosa y opresiva situación, la cuestión es bien diferente.

7.- Venezuela - USA : Es cierto que a pesar de la indescriptible agresividad chavista contra EUA, muchos negocios se mantienen. Por ahora. Todos los esfuerzos de Chávez apuntan a salirse del área estadounidense para desarrollar prácticamente desde cero, alianzas con otros países como Irán, Rusia, China, etc. De modo que minimizar la feroz agresividad chavista respecto a EUA, para mí implica una simplificación muy distorsinadora.

Aunque casi es anecdótico, la relación de Chávez con EUA es totalmente esquizofrénica o bipolar : Pasa del odio más profundo, a pequeños destellos de ralidad y sentido común. El péndulo no llega a la euforia jamás, ni llegará.

8.- Debilidades congénitas no superadas : Ni la pobreza, ni la inseguridad, ni la corrupción, y un posiblemente largo etcétera no han disminuído sino por el contrario, se han incrementado dramáticamente en las cifras, y, desesperadamente, en la vida corriente de los venezolanos. De modo que una cosa es no haber logrado éxito en materias urgentes e importantes, y otra muy distinta y peor, es haber agravado los males previos.


9.- Horizonte despejado para Chávez : Lamentablemente, así parece.

10.- ¿Por qué replico al post de Otto? Porque sé que será leído, porque sé que chilenos en Venezuela lo leerán, porque Otto tiene prestigio personal e intelectual, y porque su punto de vista luce muy lejano y muy distinto a como lo sufrimos quienes tenemos nuestra vida aquí. Vida, por cierto, cuyas perspectivas son muy oscuras, incluso en lo familiar, ya que muchos jóvenes educados y con valores optan por irse a otras tierras buscando libertad y racionalidad.

Saludo cordial a los que llegaron hasta aquí.

Felipe Valdivieso Cox

Caracas

 
At 4:27 p. m., Blogger tobrito said...

Sin haber vivido mucho tiempo en Venezuela (sólo 1 año) y salí 3 días antes de la nefasta elección de Chavez creo que hay que enfatizar algunos puntitos aunque desde ya declaro estar más cerca del Sr Valdivieso que de mi amigo Otto...

Primero estoy de acuerdo que Chavez no llegó en un vacío, sino que por el enorme repudio del pueblo a las sinverguenzuras de AD y Copei.

y

Segundo el otrora Camarada y ayer ambicioso y autócrata líder Rafaeel Caldera, perdonó a Chavez, el golpista detenido, por que le ayudaba a él y no le importó soltarlo y abrir el drama que hoy se vive en ese hermano país.

Cuando me escriben desde Venezuela, no puedo dejar de recordar la pesadilla cubana que vivimos en Chile durante la UP, no solo la visita del tirano, sino los campos de entrenamiento que tenían en diferentes partes del país.

Finalmente es importante que nosotros los Latinos dejemos de racionalizar nuestros afanes viendo o haciendo ver que los EEUU son el cuco y nosotros blancas palomas, " se necesitan 2 para bailar tango" éste comentarioi no tanto por éste artículo sino que en forma recurrente sale en otros temas junto al rechazo de la globalización, cómo que debieramos pararla cuando ya está aquí, la tarea es humanizarla y mantener nuestras raíces y cultura y no tratar de jugar como niños grandes, cuando aún tenemos pantalones cortos...

 
At 6:21 p. m., Blogger Felipe Valdivieso said...

Saludos

Me identifico con lo expresado por tobrito.

Una objeción o precisión, sin embargo. Rafael Caldera no perdonó a Chávez. Lo que hizo fue sobreseer el juicio, luego de cierto tiempo de cárcel para el golpista.

Caldera hizo lo que prometió en su campaña. Hay que registrar el hecho que los demás candidatos también ofrecieron eso.

Caldera no votó ni eligió a Chávez. Fueron los venezolanos quienes lo eligieron.

Personalizar y culpar a una persona de una cadena de situaciones tan complejas es simplificar demasiado. Se entiende tal vez el sentimiento que anima el juicio, pero no aplica como explicación.

Por último, ¿quién pudo imaginar que "la masa sí estaba para bollos?

Cordial saludo

 
At 10:05 p. m., Blogger Felipe Valdivieso said...

El siguiente es un artículo de Eduardo Semtei publicado en el vespertino caraqueño El Mundo, el pasado 12/07.

Semtei fue Miembro Principal del Consejo Nacional Electoral, y actualmente tiene un alto cargo en la Alcaldía Mayor de Caracas, en manos del chavista ilustrado Dr. Juan Barreto.

Este artículo se postea para ilustrar y ampliar el tema de la violencia sistemática que preocupa al amigo tobrito (y a mí y muchos más), sobre la cual tiene algunos muy negativos recuerdos de Chile, en los años de gobierno de la Unidad Popular.

Lo copio aquí porque El Mundo digital es de suscripción por lo que no se puede ir a verlo allá.

Agrego un link relacionado con el punto, un artículo del analista caraqueño Carlos Blanco, referido a la reserva militar venezolana y su comunidad ideológica con las MTT cubanas.

http://www.eluniversal.com/2005/
04/14/pol_art_14106A.shtml

Estos dos artículos se dirigen también al comentario de Otto sobre las diferencias entre Cuba y Venezuela y su aparente pero no real identidad.

Por último, creo que sería muy positivo saber qué piensan los chilenos en Venezuela sobre estos asuntos.

Por mi parte no creo necesario abundar en mi enfoque, ya expuesto e ilustrado.

Cordiales saludos

Felipe Valdivieso

-------------

Por qué estoy en la reserva militar
Eduardo Semtei
El Mundo 12/07/05


Estoy perfectamente de acuerdo con los lineamientos estratégicos, en materia de defensa, que ha dispuesto el Presidente de la República, entre los cuales destacan el fortalecimiento de la FAN, la integración entre mundo civil y militar y el robustecimiento de la Reserva Nacional. Y lo estoy en el sentido de que cada venezolano o venezolana que ingrese a la Reserva sea entrenado, como efectivamente lo estamos siendo 160 trabajadores de la Alcaldía Mayor -por iniciativa del Alcalde Juan Barreto y las coordinaciones del personal del Batallón Caracas- bajo la disciplina militar del caso.

Hay universitarios de todas las profesiones, secretarias y mensajeros, bomberos y policías metropolitanos.

Los reservistas de esta Alcaldía asistimos todos los viernes a entrenamiento militar, dos veces más que la Reserva Nacional. Para nosotros ya es cotidiano armar y desarmar un FAL; disparar a distancias de 50, 100, o 300 metros; así como escuchar voces de mando, como “¡atención... fiiirm!” y “¡a discre... ción!”. También trajeamos el uniforme patriota respectivo, en fin, somos aspirantes a soldados de la Patria.

Me parece perfectamente lógica la meta de alcanzar los 10 millones de reservistas en 10 años, organizados por municipio, y que cada uno conozca exactamente adónde ir en caso de plantearse una hipótesis de guerra o contingencia nacional. Que sepa dónde buscar el armamento para la defensa de nuestro territorio. Conociendo a qué escuadra, pelotón, compañía, batallón, brigada y división pertenecemos.

Y, especialmente, en qué teatro de operaciones nos corresponde batallar, tomando en cuenta la importancia que tiene en nuestro país el concepto de guerra asimétrica.

En este entrenamiento he tenido relación con oficiales y suboficiales; con generales y sargentos. He descubierto un mundo nuevo: la vida militar. Su formación científica es admirable, la inmensa mayoría tiene junto a la carrera militar otra carrera profesional. Prácticamente todos los oficiales de alta graduación tienen maestrías y doctorados.

Tienen las mismas pasiones, miedos, deseos, pareceres y conductas de quienes no somos militares de carrera.

Esa separación inventada por los gobernantes de derecha, que adquirió niveles descomunales en América Latina y África, según la cual los militares deben estar totalmente separados de los civiles, obedecía al subalterno propósito de evitar cualquier relación entre ese mundo y el pueblo. La existencia de la reserva, y su incorporación efectiva al sistema administrativo y de mando, garantiza que el mundo castrense sea expresión de pueblo y nunca más una fuerza represiva y de ocupación interna.

Debemos ser un pueblo pacífico como Suiza pero armados hasta los dientes como Suecia o Bélgica. No tanto como Israel o Inglaterra, pero sí con el suficiente número de hombres y de armas. Con la formación, disciplina y convencimiento sobre la tarea de la defensa como para imponer respeto internacional y hacerlo elemento disuasivo.

¿Son todos los militares venezolanos unos convencidos de los cambios que están ocurriendo, de este proceso revolucionario que evoluciona en forma pacífica pero decidida? No lo creo. Ningún sector de sociedad es uniforme, absoluto. Pero las inmensas mayorías que en el mundo civil apoyan al Presidente (al menos 75% ) aumentan en el mundo militar.

Mis amigos de izquierda tradicional se muestran estupefactos por nuestra participación entusiasta en la reserva. Están atados todavía a la idea que todo militar es un “gorila” y todo universitario “revolucionario”.

Las cosas están cambiando y nosotros cambiando con ellas.

En el desfile del 5 de julio, para sorpresa de muchos, los 160 reservistas del Batallón Caracas pertenecientes a la Alcaldía Mayor desfilamos conduciendo vehículos Tiuna artillados, de fabricación nacional, adornados con banderines de la Alcaldía Mayor y la FAN, dando una demostración de unidad y armonía cívico-militar. Con orgullo y optimismo ante el renacer de la Patria de Bolívar, no me queda más que decir: ¡Viva la reserva!!Viva Venezuela!

--------------

Como decimos en Venezuela, Dí tú.

 
At 8:28 a. m., Blogger Felipe Valdivieso said...

Saludos

Esperaba que los chilenos en Venezuela se expresaran, así como otros. No sucedió. En fin...

El último tema tocado por Otto en su post inicial se refiere a las tenmsas relaciones entre la Iglesia Católica y Chávez. Yo no quise tocar ese tema en mi post inicial porque pensé que requería trato aparte.

Esperé unos días, seguro que la realidad hablaría por mí. Y así fue. En estos últimos días la prensa local ha informado del retiro del Nuncio Apostólico y la llegada de su reemplazo, así como de la reunión que tuvo Chávez con el nuevo, donde tuvo palabras muy duras contra la Iglesia.

Hoy en El Universal se publica la entrevista de Luis Giusti al Cardenal Rosalio Castillo Lara, actualmente retirado, y quien desempeñara importantes cargos en el Vaticano.

No agrego más, juzgue el lector.

--------------

Publicado: Dom Jul 17, 2005 2:07 am Asunto: DURISIMAS declaraciones del Cardenal Castillo Lara

Cita:
Rosalio Castillo Lara dice que las elecciones son "una pantomima"

"Estamos viviendo en dictadura"

El cardenal apela al artículo 350 de la Constitución y llama a desconocer el gobierno "más nefasto que ha tenido Venezuela", aunque reconoce que "no soy la persona más indicada para decir cómo hacerlo"

ROBERTO GIUSTI - El Universal

En el cardenal Rosalio Castillo Lara se resume, como nunca antes, aquel refrán de "a Dios rogando y con el mazo dando". Primero, dice él, la oración, "pedirle a Dios que nos libere de este flajelo". Luego un verbo directo, sin esguinces ni equívocos, "este es el más nefasto gobierno en la historia de Venezuela", y finalmente la acción, el desconocimiento del régimen mediante el artículo 350 de la Constitución.

Presto a la respuesta inmediata, el único cardenal venezolano, retirado en los campos de Güiripa, pero nunca callado, se somete encantado al interrogatorio y dice su verdad con tal desenvoltura que descalifica las elecciones organizadas por el CNE "como una pantomima en la cual nadie puede confiar".

_El presidente Chávez dijo haberle advertido al nuncio apostólico, a propósito del documento emitido con motivo de la asamblea ordinaria de la Conferencia Episcopal, que los obispos venezolanos permanecen desconectados de la realidad y no la quieren aceptar.

_La opinión según la cual no quieren aceptar la realidad la confirmo plenamente porque creo que la mayoría de los venezolanos pensantes se niega a aceptar esta realidad. En eso estamos de acuerdo. Ahora, esa opinión demuestra que él no leyó el mensaje de los obispos, muy bien escrito y articulado y cuya raíz está en un llamado a la reconciliación, a la paz y a la armonía. Pero para llegar a eso se deben reconocer todas las desviaciones que se han producido y que deben ser corregidas.

_El llamado a la reconciliación no es óbice para señalar un alto número de eso que usted llama "desviaciones".

_La reconciliación no puede convertirse en un hecho superficial y debe estar basada en el cambio de determinadas actitudes y comportamientos que son netamente antidemocráticos y violadores de los derechos humanos.

_En el documento los obispos denuncian una "legalidad injusta" y advierten que "si llegáramos a poner como objeto de fidelidad, no el derecho y la ley, sino un determinado proyecto político, habríamos acabado con el Estado de Derecho". ¿Cree usted que hay Estado de Derecho en Venezuela a pesar de todo o ya dejó de existir?

_Permítame que me ría porque desde hace mucho tiempo vengo diciendo que aquí ya no hay democracia ni Estado de Derecho. Lo que tenemos es un barniz de democracia. Esas leyes aprobadas por una débil mayoría, pero mayoría al fin y al cabo, contra la Constitución, según la cual las leyes orgánicas deben ser aprobadas con una mayoría cualificada, no representan ni la justicia ni el derecho, sino el modo de llegar a una finalidad opresiva. En ese sentido me viene a la memoria el salmo en el cual Jesús reprocha a quienes dictan injusticias en nombre de la ley. De manera que estamos ante unas leyes injustas.

_Usted habla de "una finalidad opresiva". ¿Entendemos ese término como "dictadura"?

_Ciertamente. Yo estoy convencido que aquí hay una dictadura. Antes de que Chávez fuera elegido yo le dije al presidente Caldera que era un hombre peligroso, un pichón de dictador. Y él, desde el principio, con su modo de expresarse y de actuar, dejó claro que en la raíz de su proyecto está la dictadura.

_Pero en la historia hay muchos tipos de dictadura.

_Hablo de dictadura como ejercicio despótico y arbitrario del poder concentrado en una sola persona.

_Sin embargo, el Presidente le dijo al nuncio que "no ha habido gobierno en Venezuela que haya estado más cerca del mandato de Cristo redentor que el gobierno bolivariano".

_(Risas) Ante todo él apunta hacia su objetivo, que no es favorecer a los pobres sino la concentración de poder. Está claro que los más necesitados no se benefician con las misiones porque darles una limosna es mantener, perpetuar, la pobreza. De manera que él parte de un equivocadísimo concepto al pregonar su obediencia al mandato de Cristo. Al contrario, creo que el suyo es el gobierno más nefasto que ha tenido Venezuela desde que existe como república.

_¿Cree usted que esa situación en que mantiene a los pobres, tomando en cuenta que su discurso los reivindica, es a propósito? ¿Pretende el Presidente mantener a la gente en la pobreza y la ignorancia para someterla o simplemente se trata de un problema de incapacidad e ineficiencia a la hora de gobernar?

_No me atrevería a adelantar un juicio sobre una tesis o la otra. Las dos son posibles. Pero ciertamente que esta llamada revolución, al principio veladamente, luego cada vez más abiertamente, ha tendido hacia la concentración de poder en el Presidente. Se pre tende así eliminar todo lo que pueda ser oposición en Venezuela y mantener una situación que le permita gobernar indefinidamente.

_¿Cuando usted dice que el Presidente pretende eliminar a la oposición, incluye en esa categoría a la Iglesia?

_En cuanto disienta de esos principios, sí. Desde que llegó al poder, Chávez comenzó a tratar de dividir a la Iglesia en la jerarquía, entre los obispos y sacerdotes. Dividirla concediéndole beneficios a algunos, pero sólo a algunos, por debajo de la mesa, mientras que a los otros se los niega. Sólo que ha fracasado en su intento, porque todos los obispos, y subrayo, todos, están unidos en el mismo pensamiento. En la forma de expresarse puede haber una diversidad, pero en conjunto todos están de acuerdo.

_Esa opinión que usted ha expresado sobre la naturaleza dictatorial de este régimen, ¿puede considerarse la posición oficial de la Iglesia?

_Eso no puedo decirlo porque, aunque soy cardenal, actualmente estoy retirado en el sentido de que no ejerzo directamente y observo las cosas desde adentro en cuanto a cardenal, pero sin poder hablar en nombre de la Iglesia. Quizás es muy prematuro todavía.

_¿Prematuro porque en cualquier momento estaría en posición de hacerlo, además de que hay unanimidad, como usted dice, entre los obispos?

_Sí, sí. Ciertamente.

_Si, de acuerdo con usted, ya vivimos en dictadura, ¿tendremos que resignarnos a permanecer así indefinidamente?, ¿habrá una rebelión popular o es posible participar en las elecciones para lograr el cambiopolítico?

_Las preguntas suyas son sumamente importantes y me resulta difícil responder a todas porque requeriría hacerlo por separado. Pero la actitud de los venezolanos debe estar acorde con el artículo 350 de la Constitución. Es decir, el pueblo venezolano fiel a su tradición republicana y a la lucha por la paz, la libertad y la independencia, desconocerá (es decir, considerará que no existe, no aceptará) cualquier legislación, régimen o autoridad que contraríe los valores, principios y postulados democráticos y menoscabe los derechos humanos. Ahora, la actuación del Gobierno está llena de todo eso. Estamos en dictadura porque se han contrariado principios constitucionales y se han burlado las leyes para constituir el CNE y designar los jueces del TSJ. Se trata de graves violaciones que exigirían un desconocimiento.

_¿Cómo debería operar ese desconocimiento?

_Yo no soy la persona autorizada, competente, para decir cómo se debe actuar, pero habría que hacerlo. Rechazar este gobierno. Desconocerlo. Claro, esto es difícil porque el otro tiene el poder y aquí no están sino las ideas.

_¿No cree usted que las elecciones pueden constituirse en una salida política eficaz?

_Las elecciones deberían ser el vehículo democrático para poder resolver estas situaciones, pero eso requiere una institución, encargada de celebrar las elecciones, que sea confiable y el CNE absolutamente no lo es. Todo lo contrario, ha sido fraudulento desde que comenzó su actividad, violatoria de la Ley Or gánica del Sufragio. Aquí es tamos ante la expresión de una falsa mayoría creada para el referendo y en ese sentido no habrá elecciones sino una pantomima organizada por el Estado porque, ¿quién puede tener confianza en un CNE como ese?

Cita:
"No nos vamos a plegar a nada ni a nadie"

Aun cuando expresa el temor de que en Venezuela nos estemos aproximando al modelo cubano, Castillo Lara sostiene que la Iglesia venezolana no se rendirá ni se plegará al diktat de quien considera un imitador de Fidel Castro.

_En los años 60 y 70 hubo en América Latina una suerte de eclosión por una parte del clero que se identificaba con las tesis marxistas y revolucionarias. Esta corriente, conocida como la Teología de la Liberación, fue rápidamente sofocada por el papa Juan Pablo II. ¿No está surgiendo ahora una nueva corriente en la Iglesia por parte de un clero que se identifica, si no con determinadas tesis ideológicas, sí con unos muy sentidos ideales de la humanidad como lo son los democráticos?

_La Teología de la Liberación fue condenada por el Papa a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe porque eso era pretender aplicar principios evangélicos para sostener una lucha que en el fondo era política. Y la Iglesia no puede aceptar esa deformación del Evangelio porque aquello no tenía ningún sentido. Hubo algunos sacerdotes que movidos por la situación de pobreza en que se encontraban grandes cantidades de personas pensaron que la lucha armada podía ser una solución. Pero eso es absurdo y la condenación de la Iglesia, así como el fracaso que vino como consecuencia, así lo demostraron. Hoy algunos persisten, pero eso no tienen ningún fundamento porque los principios marxistas en que se apoyaba carecen de toda validez.

_Sin embargo, el temor es que estemos marchando hacia una cubanización y que por lo tanto la Iglesia venezolana sufra la misma suerte de la cubana, perseguida y reducida a su mínima expresión.

_Tiene razón. Ese es el temor y más que eso un peligro muy cercano porque esa dictadura que gobierna a Venezuela está orientada directamente a establecer aquí una cubanización. De manera que esa dependencia actual hacia Cuba se haría más grande en una imitación, porque lo que se quiere es establecer el mismo régimen que impera en Cuba.

_¿Se sometería la Iglesia mansamente a ese destino?

_No. Hay tiempos de martirio para la Iglesia. En la URSS y países satélite la Iglesia fue duramente perseguida, reprimida y sin embargo no se sometió ni murió. Tampoco tomará las armas porque no es ese su camino. Pero no se va a plegar a nada ni a nadie.

_Si no goza de un apoyo mayoritario, Chávez tiene un importante respaldo popular, pero la inmensa mayoría de los venezolano es católica. ¿No hay allí una contradicción?

_La mayor parte de quienes apoyan al Presidente está movida por razones muy secundarias o sentimentales. Porque recibe una limosna o cree que se ocupa de ellos. No andan ellos pendientes de si se está actuando en contra de la fe. Pero puede que lo hagan en un momento dado si la cosa llega a extremos de persecución.

Cita:
¿Hasta dónde puede llegar la Iglesia en defensa de la dignidad?

_Los límites ante los cuales la Iglesia puede detenerse o sobrepasar, tomando en cuenta su papel en la defensa de los derechos humanos, la dignidad del hombre y la reivindicación de los pobres, resultan a veces difusos porque su mandato no es secular sino de carácter espiritual. ¿Hasta dónde se puede llegar en la lucha contra la injusticia por parte de una institución que gobierna las mentes antes que los espíritus?

_Se ha expresado usted muy bien y tocó el punto exacto. Ciertamente la Iglesia no puede pasar de una denuncia o de una instrucción. Su papel es expresar lo que debe ser y denunciar lo que está mal hecho y es contrario a principios fundamentales. De ahí no puede pasar. Una acción de congregar, reunir, incitar a determinadas posiciones, no le corresponde a la Iglesia. No puede hacerlo la jerarquía. Eso es potestad de los fieles católicos, que son Iglesia, cuando toman conciencia de sus deberes.

_¿No hay una disposición permanente en el Gobierno de retar a la Iglesia en todos los terrenos y es así como ahora pretende despenalizar el aborto mediante la reforma al Código Penal?

_No creo que la despenalización del aborto tenga esa intención. Se trata de una corriente relativista que trata de ignorar el asesinato que se comete en defensa de unos pretendidos derechos de la mujer que aborta. Ahora, el reto permanente a la Iglesia es propio de este régimen, que siembra el odio y no puede vivir sin una lucha.

 
At 5:57 a. m., Blogger Felipe Valdivieso Cox said...

Han pasado varios años del post inicial y de los comentarios que le hice.

Ratifico lo expresado con una salvedad o precisión : En el punto 1 critiqué que se hablara de "la Venezuela de Chávez" pero lo sustituí por "la Venezuela en los tiempos de Chávez".

No mejoró el enfermo, como se dice aquí.Tuve que haber dicho : la Venezuela en los tiempos en los que Chávez ha sido Presidente.

 

Publicar un comentario

<< Home