martes, junio 21, 2005

LA VERDAD EN LA SOCIEDAD CHILENA Vivir en sociedad pisando sobre mentiras debe suceder en todas partes, pero nací en este país y es su historia y su destino lo que más me importa como ciudadano. Por eso me interesan y preocupan las mentiras sobre las cuales constryen su mundo muchos chilenos, tal vez incluso todos. Volviendo al tema aludido ayer, cabe decir algo más. Desde hace muchos años vengo topándome con literatura que pone de relieve la existencia de mitos respecto a nuestro pasado. Existe una tendencia a falsificar la realidad, de mala o buena fe, lo que da lo mismo para los efectos prácticos. Se endiosa a los personajes de más relevancia histórica, por ejemplo. O se describen realidades idealizándolas demasiado. Cuesta, por ejemplo, aproximarse con seguridad a O´Higgins, Rodríguez, Carrera, Portales, Varas, Bilbao, Prat o Balmaceda, para mencionar solamente personas que vivieron y actuaron en el siglo XIX. Se hacen caricaturas de ellos las más de las veces. Se los sataniza o se los describe como si fueran dioses, deshumanizándolos por completo. En la vida política también se distorsiona demasiado lo sucedido en Chile a lo largo de su historia. Idealizamos, por ejemplo, nuestra democracia, en circunstancias de que la de antes y la posterior a Pinochet, ambas en suma, han sido muy imperfectas. Perfectibles fueron siempre y, de hecho, se las perfeccionó, pero ni fue perfecta la democracia chilena anterior a Pinochet, ni lo es la que ha surgido después de él. La anterior estaba llena de defectos y debilidades. La actual no lo hace mejor. Trataré de desarrollar más toda esta problemática en sucesivos artículos. El camino de la verdad es definitivamente el más sano. El otro, que construye sobre mitos y mentiras, no proporciona seguridad alguna al futuro de nuestra nación. En la medida de lo posible, en estos "aportes para el diálogo" iré tratando de clarificar algunas circunstancias que no pueden distorsionarse sin pagar, como sociedad, altos costos.

2 Comments:

At 8:51 p. m., Blogger arturo_durán said...

La mentira es un artefacto concientemente elaborado - un acto voluntaria ¿o puede ser también inconciente? - es decir todo aquello que no es verdad - ¿es mentira? A partir del tema planteado por Otto Boye he revisado algunas ideas asociadas, como aquella de la ideología y de la utopía, y - aquella del silencio de los malos, que a veces, cansados de mentir, dejan entrever el infierno. Esas notas las escribí en el blog
El Gaviero
con un cordial saludo, ad.

 
At 8:50 p. m., Blogger Otto Boye said...

Si se quiere analizar más a fondo el fenómeno de la mentira se llega a lo señalado por Arturo Durán. La mentira consciente puede llegar a configurar la parte esencial de un delito. La mentira inconsciente suele no verse como tal, aunque muchas veces lo sea. Leeré lo escrito en El Gaviero para seguir reflexionando sobre el tema. Gracias por el comentario. OB

 

Publicar un comentario

<< Home