domingo, diciembre 05, 2010

SOLIDARIDAD EN LA TELETÓN

La Teletón, que acaba de terminar exitosamente, marca otro hito en Chile de movilización masiva de energías solidarias. Había dudas, planteadas por el propio conductor y alma de esta iniciativa, don Francisco, de que esta vez se alcanzara la meta. Era, es cierto, el año del Bicentenario, pero también el del terremoto y el del rescate de los 33 mineros, en que ya se habían desplegado gigantescas iniciativas solidarias. El propio actor principal de esta Teletón había dirigido una (Chile ayuda a Chile) poco después del gran sismo y lo había hecho con enorme éxito. No se sabía si el país resistiría en un año tantos esfuerzos que apelan a las emociones para lograr que la gente, de todas las edades, se desprenda de su dinero. En un tweets que escribí antes de redactar estas líneas señalé que "don Francisco y su Teletón constituyen un fenómeno que debería ser intensamente estudiado por las ciencias sociales, pues es único en su eficacia." Claro, el país no puede construir una sociedad solidaria apostando a vivir de Teletón en Teletón, pero aquí hay mecanismos a observar. Debemos lograr discernir a fondo lo que es verdadera solidaridad de otros factores que sin lugar a dudas se mueven para alcanzar el resultado buscado. Aquí hay un fenómeno mediático llamado "Don Francisco" que hasta ahora ha sido decisivo en su convocatoria y hay mecanismos publicitarios donde, con toda probabilidad, se mueven y predominan intereses económicos o incluso vanidades de gran envergadura. El medio televisivo, el formato de las "27 horas de amor", la preparación minuciosa de los contenidos, el teatro Teletón (ex Caupolicán) y ahora el Estadio Nacional, la presencia masiva de la farándula, todo, absolutamente todo, juega roles importantes para lograr el éxito. Probablemente sea, entonces, la totalidad de los factores la que explique el resultado y que si faltara uno de ellos el final podría ser frustrante. Por eso, dejo planteado el desafío a los estudiosos para que logren explicar este fenómeno y puedan salvar lo principal, que es, a mi juicio, el valor de la solidaridad encarnado en miles y quizá millones de personas que participan con sus aportes en la Teletón y que no se suben a los escenarios a mostrar su generosidad. Sin desmerecer ningún gesto, la gran reserva de energías generosas y de solidaridad está aquí, en las grandes masas que se motivan. ¿Servirán para construir en Chile una sociedad solidaria? ¿Podrán encarnarse en el conjunto de la sociedad y lograr reducir desigualdades escandalosas, que siguen existiendo? Estas son algunas de las interrogantes que permanecen en el aire.

Etiquetas: , ,

1 Comments:

At 8:41 p. m., Blogger Hernan Gonzalez Vergara said...

Otto. Un elemento de contexto que me parece interesante aclarar. El Teatro Teleton esta emplazado en lo que antiguamente se conocia como Teatro Casino Las Vegas, que era propiedad de Don Jose Aravena, llamado El Padrino. Personaje especial de la bohemia santiaguina al que solo el apodo inicia en una serie de mitos muy entretenidos. Ese teatro fue famoso en dictadura porque ahi se hacia la emisión de Sabor Latino, el programa destape de la television nacional, que fue mandado a realizar por los ideologos del regimen para marear a la perdiz en los duros años de la crisis economica y politico de principio de los 80.

 

Publicar un comentario

<< Home